26 de February de 2010 00:00

Estudiantes se prepararon para jura de la bandera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Sociedad

En el Pensionado Sudamericano, en el sur de la ciudad, los niños de séptimo de básica están emocionados.

En el programa del Juramento de la Bandera esperan que sus padres y familiares les feliciten por su actuación. Hace un mes comenzaron los repasos y hoy ultimaban detalles para rendir homenaje a los héroes de la Batalla de Tarqui.

“Con todos los estudiantes, descanso, atención firmes” gritaba con voz de mando Paúl Garzón, coordinador pedagógico de la institución. Los alumnos escuchaban con atención y marchaban con firmeza. No querían equivocarse.

Todos los martes y viernes desde las 08:00 se formaban en el  patio de la escuela y esperaban que Garzón dirija los ensayos. 

Hoy, cuando faltaban pocas horas para celebrar el día del civismo, el repaso fue completo. Incluyó el programa.

Con  uniforme deportivo, al igual que los niños,  Nancy Márquez con micrófono en mano leía  los puntos del programa. “Queremos  saber cuánto nos vamos a demorar” senaló  Magdalena Yánez, directora del Sudamericano.

Cuando Márquez anunciaba la ceñida de bandas. Una de las maestras con mucha solemnidad  colocaba una bufanda a  Fernanda Mullo, abanderada del pabellón nacional. 

Incluso Mullo leyó su discurso. “Han pasado 181 años de la Batalla de Tarqui y queremos mantener vivos los  valores cívicos”, decía en su intervención. También aprovechó para agradecer a Dios, a sus profesores y para desear  éxitos a sus  compañeros que pronto dejarán  la  escuela.

A pocos metros del pensionado Sudamericano, los  estudiantes  del Colegio Nacional Zaldumbide también ensayaban el Juramento. Solo que aquí  la improvisación era  evidente. “Recién el miércoles comenzamos a  repasar porque estábamos en los juegos” indicó  Johanna López,  alumna de tercero de bachillerato.

Las instrucciones del profesor Galo Sosa  no se acataban. “Falta coordinación, hoy nos quedamos hasta las 12:50”, justificaba Sosa.

Aunque los jóvenes estaban preocupados en otra cosa. “Mañana tenemos que venir con traje de parada y tacos, no sé como vamos a marchar en este patio lleno de huecos”,  reclamaba una de las  estudiantes. Mientras López se  quejaba de dolor de pies.

No obstante,  Estefanía Toapanta ponía empeño en el repaso. “El 27 de febrero  es algo único, nunca más volveré  a jurar la Bandera” expresó. Ella forma parte  los 120 estudiantes que prometerán  defender los colores de la bandera.

Mientras esto pasaba con la  mayoría de centros educativos, otros pese a la disposición del Ministerio, adelantaron el Juramento.

Una de ellas fue la Unidad  Educativa Dolores Calero de  Guayasamín. Esta institución desde las 08:00 empezó con el programa que culminó a las 10:20.

Lo realizó en las canchas del Colegio Amazonas. La  directora no quiso dar declaraciones. Pero  Édison Gualacata, padre de familia del abanderado, indicó que decidieron adelantar el acto  porque el  espacio de la Unidad Educativa es reducido. “Por problemas de logística  non adelantamos. Tenemos patio pero en Tambillo”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)