30 de mayo de 2014 14:54

75 030 estudiantes de Azuay y Cañar participaron de simulacro de un sismo

Simulacro en escuela

Un simulacro se realizó en dos escuelas de Azuay y Cañar. El objetivo era enseñar a los niños a actuar frente a un sismo. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cuenca

Los planteles educativos de Azuay y Cañar participaron este viernes 30 de mayo del 2014 de un simulacro biprovincial de sismo.

Fue organizado por la Secretaría de Gestión de Riesgos, la Subsecretaría de Educación y los Bomberos. Esta práctica reunió a 75 030 estudiantes de los centros educativos de ambas provincias ubicadas en sur del país.

El simulacro estuvo diseñado para que ocurra un sismo cuando los niños y jóvenes están en clases y se escogió a los alumnos porque reúne a una importante población. El objetivo, según Galo Sánchez, subsecretario de Gestión de Riesgos Zonal 6, es mejorar y optimizar el tiempo de respuesta de las instituciones.

La inauguración del simulacro se realizó en la Unidad Educativa República del Ecuador, ubicada frente al río Tomebamba, en el centro de la capital azuaya.

Los 850 estudiantes de la sección matutina presenciaron y practicaron las recomendaciones básicas que dieron los técnicos sobre medidas de autoprotección y evacuación en caso de un sismo de magnitud.

Simulacro en Azuay

Con el simulacro, las autoridades buscaban que los estudiantes sepan cómo protegerse. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Estas prácticas se llevaron a cabo en medio de pequeños festejos adelantados por el Día del Niño. La alarma la dio la sirena del plantel educativo y enseguida los niños se ubicaron en filas con sus manos protegiéndose la cabeza. Los maestros guiaron a los más pequeños para que se protejan con los pupitres.

Sánchez dijo que todo debe empezar con la autoprotección y la atención inmediata a las personas con capacidades especiales o que sufren alguna enfermedad. De allí se pasa a la evacuación de las personas hacia espacios más seguros de la misma infraestructura.

Erick V. y Doménica C., de tercero de básica, siempre estuvieron atentos y siguiendo las indicaciones. Para la profesora Marcia Jiménez, estos simulacros son importantes para estar prevenidos y saber cómo actuar en caso de estas emergencias. “Todos debemos controlar los nervios y sobresaltos para actuar de mejor manera”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)