6 de enero de 2017 00:00

La ciudad de Esmeraldas crece en el sur y el noroccidente

FOTOS: MARCEL BONILLA / EL COMERCIO La urbanización Balcones de Tachina se desarrolla en el noroccidente de la ciudad.

La urbanización Balcones de Tachina se desarrolla en el noroccidente de la ciudad. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Marcel Bonilla

El sur y noroccidente de la ciudad de Esmeraldas son los nuevos polos de crecimiento urbanístico. En esa zona se construyen 10 proyectos habitacionales.

La falta de espacio para levantar más viviendas en la urbe de la capital esmeraldeña incide en esa expansión.

Los proyectos Malibú, Costa Verde, Balcones de Tachina, Fundación Amiga, Monte Real, Guayacanes, Victoria, Tecnipetrol, Girasoles y La Habana se levantan entre la vía Atacames -en el sur- y la vía al aeropuerto -noroccidente-. Todos ellos proyectan construir 2 200 soluciones habitacionales.

El sur de la ciudad es un atractivo para las inmobiliarias, ya que en la última década la población ha pasado de
40 000 habitantes a 65 000.

En todos los proyectos, el comprador entrega un 30% de entrada y el resto es financiado con créditos del Biess, y los bancos Pichincha y Pacífico, hasta por 25 años de plazo.

Tecnipetrol, ubicado en el sur de la ciudad, se construye con un crédito de USD 7 millones del Banco Ecuatoriano de la Vivienda. Ahí se han edificado 146 casas y otras 42 están en construcción de un proyecto de 530 unidades. Cuestan entre USD 80 000 y USD 117 000, explica Dick Borja, uno de los socios de este plan habitacional.

La Corporación Financiera Nacional (CFN) entregó un préstamo de USD 4,8 millones para la urbanización Costa Verde, que oferta 562 casas en la vía a Atacames; 100 ya están terminadas. Las viviendas son de 74 y 92 m2 de construcción, de dos plantas y de hormigón armado. Se ofrecen entre USD 39 000 y 47 000.

Mario Montaño, dueño del proyecto de la inmobiliaria Condominio Guayacanes, en Tachina, explica que existe demanda de vivienda en la ciudad de Esmeraldas, pero las ofertas son pocas.

El expresidente de la Cámara de la Construcción de Esmeraldas, Alberto Valencia, indica que en la ciudad se necesitan 70 000 soluciones habitacionales.

Según la Secretaría de Planificación y Desarrollo, Esmeraldas y Sucumbíos tienen un alto déficit de vivienda frente a sus pares de la zona norte, que son Imbabura y Carchi. Estas provincias poseen un déficit habitacional de entre el 40 y 50%, frente al zonal, que es del 37,1 % y el nacional que llega al 11,3 %.

Los cálculos de las inmobiliarias son que en Esmeraldas
5 000 familias tienen posibilidades de acceder a créditos, pero no todos cuentan con dinero para pagar la entrada del 30% del costo de la vivienda. Ante ese problema, las empresas -en su mayoría- crearon planes acumulativos.

El proyecto Guayacanes contempla levantar 46 casas de 82 m2, que cuestan entre USD 60 000 y 68 000. “He invertido USD 450 000 entre el terreno, alcantarillado y sistema eléctrico”, señala Montaño, quien tramita un crédito de USD 800 000 con la CFN para avanzar con su proyecto.

Otro de los proyectos en ejecución es el Conjunto Habitacional Fundación Amiga, de la Curia, ubicado en el sector El Tigre, parroquia Tachina, noroccidente de Esmeraldas.

El padre Silvino Mina, presidente de la empresa habitacional, dice que se construirán 115 viviendas a un costo de USD 75 000. La inversión inicial será de USD 2 millones.

“El monto total del proyecto cuesta USD 7 millones que se financia con capital privado y se da facilidades de acceso a una vivienda”, indica Mina.

Edwin Preciado está interesado en adquirir una viviendas, porque tiene la posibilidad de recibir un crédito USD 90 000, a través del Biess.

“Estoy cotizando para ver cuál nos conviene, si en el sur de la ciudad o en la vía al Aeropuerto Carlos Concha Torres, a cinco minutos de la ciudad”.

El proyecto recibe un promedio semanal de 40 familias esmeraldeñas que consultan los costos y formas de pago para comprar una casa.

“Son personas con empleo en el sector púbico en su mayoría”, dice Verónica Valencia, supervisora de ventas del Condominio Monte Real, donde se levantan 200 departamentos en seis torres de cinco pisos.

De acuerdo con el Censo de población y vivienda del 2010, en Esmeraldas el 49,3% de la población tenía una vivienda propia y pagada. El 16,4% arrendaba, un 15,5% vivía en una casa prestada o cedida.

Además de los 10 proyectos se ejecutaron planes con inversión estatal. En los programas Gatazo 1 y 2, y ciudadela Bendición de Dios se han construido 565 viviendas.

En total, en la provincia, se han edificado 5 000 unidades de viviendas desde el 2007 con una inversión de USD 81 millones, según Liliana Sabando, directora del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda en Esmeraldas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)