6 de abril de 2015 20:09

Esmeraldas apenas recibió 8 000 turistas en Semana Santa

Turistas en la playa de Atacames, en Esmeraldas, durante el feriado de Semana Santa. Foto: Cortesía Cámara de Turismo de Atacames

Turistas en la playa de Atacames, en Esmeraldas, durante el feriado de Semana Santa. Foto: Cortesía Cámara de Turismo de Atacames

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 1
Marcel Bonilla

La poca presencia de turistas en las playas de Esmeraldas, durante el feriado de Semana Santa, está asociada a los problemas de la vía principal que conecta a Costa con la Sierra, según un reporte de la Cámara Provincial de Turismo de Esmeraldas, representada por Carlos Acosta.

En los hoteles de Atacames, por ejemplo, se rebajaron los precios de las habitaciones en un 50% para hacer llamativa a los turistas, que finalmente no acudieron en la medida que se esperaba. En las puertas de los hoteles se colocaron letreros grandes con anuncios de ¡Sí hay habitaciones!.

Entre los pocos que llegaron a los balnearios fueron los colombianos de Pasto y Popayán, que esta vez no tuvieron problemas para alojarse.

Para el feriado se proyectó la presencia de unos 35 000 turistas, que fue el número aproximado de la temporada anterior, sin embargo, llegaron cerca de 8 000 a destinos turísticos como Atacames, Súa, Tonsupa, Muisne, Mompiche y Las Peñas. En estos se reportó poca afluencia con relación al año anterior.

Atacames, en donde se concentra la mayor infraestructura hotelera de la costa esmeraldeña, apenas fue visitado por un 40% de turistas, locales y de otras provincias. Los hoteles con 50 habitaciones, en muchos de los casos, apenas llenaron 10 de ellas, según el reporte de Cámara Provincial.

Otros sitios como las cevicherías ubicadas en el malecón se mantuvieron los precios, el promedio fue entre USD 6 y USD 8. En este feriado se evidenció la poca afluencia de clientes. Eso también ocurrió en el sector La Bocana de Atacames, lugar preferido por muchos turistas que acuden de degustar de los platos típicos de la zona.

Los restaurantes de Tonsupa se quedaron, muchos de ellos, con los ingredientes para la fanesca y los mariscos, principal alimento que piden los visitantes, quienes llegan hasta tres veces al año al sector.

Este remezón se sintió entre los vendedores de ceviches en carretas que recorren la playa. Uno de ellos es Marco Casierra, que entre viernes y domingo vendió apenas 16 ceviches, cuando el promedio de ventas del año anterior era de 50 platos, a USD 6.

La playa de Mompiche, que cautiva con sus gigantescas olas y la diversión nocturna, tampoco tuvo mucha acogida con respecto al 2014, cuando acudieron turistas del país y del extranjero a vacacionar y hacer surf, explica Emma Camacho, propietaria de hotel Sarema.

En el norte de la provincia se vivió un ambiente parecido, como se evidenció en el balneario de Las Peñas. En el hotel María José, uno de los más grandes con 72 habitaciones, apenas 15 fueron ocupadas con turistas de la Sierra y colombianos. El año pasado, 62 de las 72 habitaciones estaban ocupadas”, dijo Luis Casal, dueño del establecimiento.

En esa zona hay ocho hoteles y cabañas, en las que apenas había hasta cinco habitaciones ocupadas.

Los hoteleros y dueños de restaurantes ubicados en los seis balnearios más visitados en Esmeraldas hablan de pérdidas, si solo se toma en cuenta que cada turista tiene un gasto diario de USD 100.

Los empresarios turísticos de Atacames descartan que la ausencia de turistas haya sido por los precios altos de las comidas, inseguridad, pésimos servicios de recolección de basura y servicio de agua potable, como han comentado muchas personas en las redes sociales. "El tema pasa por las vía principal que finalmente no fue habilitada al paso vehicular por los riesgos”, refirió la presidenta de la Cámara de Turismo de Atacames, Sara Moyano.

La limpieza de la playa se coordinó entre empresarios de los hoteleros y el Departamento de Higiene del Municipio de Atacames y demás prestadores de servicios que pusieron recipientes para poner la basura.

El tema de seguridad se coordinó con el Sistema Integrado de Seguridad, que tiene cámaras en los balnearios, con la asistencia de la Policía de cada localidad, aunque reconocieron que ese aspecto debe mejorar notablemente.

Pese haber denuncia por la falta del servicio de agua potable, los hoteleros con anticipación se proveyeron del líquido mediante tanqueros. Ellos esperan recuperase en el período de vacaciones de la Sierra, pues el año pasado durante los 45 días de la temporada llegaron unos 450 000 turistas a las playas de Atacames, Tonsupa y Súa, según la Cámara de Turismo de la localidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (4)