9 de octubre de 2015 12:43

Una erupción pequeña del volcán Cotopaxi es lo más probable

Vista desde Quito del volcán Cotopaxi el 9 de octubre del 2015. Foto: AFP

Vista desde Quito del volcán Cotopaxi el 9 de octubre del 2015. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 53
Triste 48
Indiferente 17
Sorprendido 35
Contento 72
Betty Jumbo
(I)

El director del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional, Mario Ruiz, afirmó que en el corto plazo no se espera una erupción muy grande en el volcán Cotopaxi.

Esa explicación la hizo ante los asambleístas de la Comisión de Relaciones Internacionales, a donde fueron invitados él y el ministro Coordinador de Seguridad, César Navas. La secretaria de Gestión de Riesgos, Pilar Cornejo, también compareció, pero fue a través de una conferencia telefónica.

Los dos funcionarios acudieron el 8 de octubre a este ente de la Asamblea Nacional.

Entonces, lo más probable es que ocurra un evento pequeño, según Ruiz.

El volcán Cotopaxi está en proceso de erupción desde el 14 de agosto del 2015, con una actividad intermitente, a veces altas y otras bajas.

Vista desde Quito del volcán Cotopaxi el 9 de octubre del 2015. Foto: AFP

El martes 6 de octubre comenzó un nuevo proceso de emisión de ceniza en cantidades moderadas, luego de una especia de calma desde inicios de septiembre.

El Director del Geofísico informó que el coloso ha expulsado ceniza, cuyas columnas han alcanzado hasta 2 kilómetros de altura, actividad considerada como normal.

En un boletín oficial de la Asamblea Nacional se indica que Ruiz confirmó que hasta el 2 de octubre del 2015 el magma no estaba en la superficie, sino que se encontraba entre 1 y 3 kilómetros bajo el cráter.

También se refirió a los cuatro escenarios que el Geofísico planteó para la actividad del volcán.

El primer escenario es el más probable que se dé. Si ocurriera, lo que se espera es que registren pequeños flujos piroclásticos, que ocasionarían el derretimiento de un metro de espesor del glaciar –en promedio-, lo cual causaría flujos de agua y escombros (lahares) con un volumen de 10 millones de metros cúbicos.

Para que se presente esta actividad, el magma debe llegar a la superficie, es decir al cráter. Esto significa que habrá una pequeña incandescencia en la boca del Cotopaxi. También expulsaría ceniza en cantidades moderadas, con una acumulación de pequeños milímetros.

En el segundo escenario, otra de las posibilidades, se lo plantea así: es un evento moderado, con flujos de lava, emisiones de ceniza y pequeñas salidas de piroclásticos. Se prevé el descongelamiento de dos metros de espesor de los glaciares y se formarían lahares que se quedarían dentro del Parque Nacional Cotopaxi y otros se desbordarían de los límites de la reserva.

En el tercer escenario se considera una erupción grande, similar a la del 26 de junio de 1877, aunque el Geofísico cree que es la menos probable.

Este tipo de actividad de caracterizaría por la expulsión de flujos piroclásticos (piedras con altas temperaturas) y un derretimiento del glaciar entre 4 y 10 metros de espesor. Los lahares serían de 60 millones de metros cúbicos de volumen.

El cuarto y último escenario se refiere a una disminución total de la actividad eruptiva del volcán. Esto es lo menos probable que ocurra.

Ante estos escenarios, el ministro Navas aseguró en la Asamblea que se ha priorizado la actualización de mapas de riesgos, la capacitación, difusión y sensibilización sobre los planes de contingencia.

Cornejo detalló, en cambio, que se han hecho 192 eventos de capacitación y han llegado a más de 198 000 personas. También se han realizado 250 simulacros y 9 simulaciones, con más de
72 000 participantes.

En albergues, según Cornejo, se han habilitado 178 en Cotopaxi y 70 en Quito, en los cuales se podría tener a más de 10 000 familias (44 000 personas).

En los sistemas de alerta temprana se instalarán 4 en Pichincha, 8 en Cotopaxi, 12 en Tungurahua y 3 en Chimborazo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (82)
No (11)