19 de July de 2009 00:00

Entontecidos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Marco Arauz Ortega

Se  dice, con razón, que muchas veces los acólitos y los conversos se vuelven más papistas que el Papa.

En estos días hay discursos incendiarios contra los medios independientes desde el poder. Es la hora de aquellos ministros y funcionarios gubernamentales que cuando fueron parte del pueblo llano defendían con pasión el derecho a la libertad de expresión y que hoy defienden, sin siquiera ruborizarse, el derecho a denigrar e insultar a los medios a guisa de rectificarlos.

Junto a aquel personaje que quiso determinar, y con dedicatoria, los gustos de los televidentes, camina otro que fue parte de un gobierno de derecha y hoy se ha convertido en un gran teórico de la comunicación revolucionaria. Está bien que se haya revisado el ilegal reparto de frecuencias, pero no que, con ese pretexto, se erija un discurso contra los medios privados solo porque tienen una estructura empresarial.

Afirmar que esos medios son instrumentos de defensa de su condición económica es descalificar de plano a cualquier medio que no esté financiado por el Gobierno.

En esas circunstancias ha aparecido en el escenario Fernando Alvarado, flamante secretario de Comunicación, hermano del Secretario de la Administración y miembro de una prominente familia dentro del Gobierno y de Alianza País, que viene decidido a una gran cruzada contra el gran enemigo declarado por el presidente Rafael Correa.

Ni siquiera ha podido guardarse algo de su odio e intenta armar, sin perder ni un minuto, un plan para difundir información oficial a partir de los medios pequeños y regionales, en contra de los medios ‘grandes’.

En la reunión que propició el jueves con ese objetivo, quedó muy en claro que ese propósito altruista está atravesado por el reparto de la pauta publicitaria del Gobierno, que en estos dos años se acostumbró a vivir y gastar como rico y piensa seguir haciéndolo a partir de préstamos externos (los mismos que tanto ha satanizado) e incluso con la venta anticipada de 70 millones de barriles de petróleo a China.

Porque algunos personajes de los círculos del poder, no importa de qué color, creen que los únicos negocios lícitos son los que se generan desde el Estado, y ya ni siquiera se dan cuenta de que son simples usufructuarios del dinero público.

Son los mismos que acusan a los medios privados de trabajar con agenda propia y  de responder únicamente a sus intereses económicos, pero que no se
quejan de que el hermano del Presidente haya multiplicado su patrimonio. O de lo bien que van los negocios publicitarios.

Quienes están entontecidos y mareados con los vapores que les llegan desde el poder incluso ya hablan de controlar la importación de papel como una forma de castigar y controlar a aquellos que no se someten.

Pero su prisa y su fe de carboneros los están llevando a sembrar tempestades.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)