13 de December de 2009 00:00

El Endurance reunió a 130 jinetes

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción deportes

El punto de partida y llegada de la  final del Campeonato Hípico Nacional de Endurance Ecuestre  fue la hacienda San José de Puembo. 

Alrededor de 130 deportistas, con sus respectivos caballos, compitieron ayer  en un circuito de 20 kilómetros,  trazado  entre las callejuelas y prados de esta parroquia rural del Distrito Metropolitano de Quito.  

La  modalidad  de Endurance es una carrera de resistencia  y gana  el binomio  (jinete y caballo)  que menos tiempo haga en completar la distancia  establecida.  Hay categorías de 20, 40 y 60 kilómetros.

Pero los animales no pueden ser llevados al extremo y es fundamental para seguir  en competencia su  buena condición física.

 Al final de cada vuelta  los caballos  deben pasar un  estricto control veterinario  en el que se  miden las pulsaciones (no pueden superar las 60 por minuto)  y sobre todo que no  existan  problemas con las extremidades.

Claro, esto lo hacen los  concursantes que quieren completar las categorías de 40 y de 60 km.

Para quienes recién inician  está la  modalidad   de 20 km, en la que   los binomios completan una sola vuelta al circuito.

Cada categoría  cuenta con la clasificación de  infantiles (menores de 14 años); juveniles,  modalidad abierta y máster, con jinetes  mayores de 50 años.

En este  año  hubo   seis  pruebas.  Este es una disciplina   en el que no se requiere  un caballo de pura sangre y pueden inscribirse de cualquier raza.  Y esa es una de las razones porque el número de participantes sobrepasó las expectativas de la organización.

Así lo dijo Bernando Rampón, uno de los responsables del evento.    “Es una locura la cantidad de participantes.  130  ha sido el promedio en las seis competencias del año”, aseguró.
 En  la  etapa de ayer  no  hubo sorpresas en cuanto a la categoría abierta, donde el binomio conformado por José Eloy Martínez y Trueno, un caballo criollo, se aseguró el primer lugar  de la temporada  porque   ganó la mayoría de las pruebas de 60 km.  

Otros aficionados con el solo hecho de competir ya se sintieron   triunfadores.

Este fue el caso de Luis Landázuri, quien no ocultó su satisfacción por haber culminado la sexta etapa del campeonato.

 Luis, de 59 años, estaba sobre todo contento porque él corrió junto con  su hijo y su nieto.

Los tres participaron en la categoría de 20 km, el hijo en la modalidad abierta y el nieto en infantiles.  “El ganar es competir. Esa es la idea de  esto, la de compartir con la familia”, dijo. 
Luis    participó con  Misterio, un caballo árabe de 4 años. 

Los organizadores aseguraron que ya existen binomios  para la temporada 2010, que probablemente   inicie  en marzo. Además,  se incorporará la categoría en 80 km.  El propósito, en un mediano plazo, será tener deportistas y caballos que compitan a escala internacional en los 160 km del Endurance.

Después de las pruebas, la Asociación de Criadores de Caballos Árabes del Ecuador presentó  algunos de sus mejores caballos y potros,  tanto sueltos  como  acompañados con música.

Según los expertos,    la milenaria raza árabe, creada por los beduinos para correr en el desierto, es reconocida a nivel mundial como la más apta para la disciplina del Endurance ecuestre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)