25 de noviembre de 2016 00:00

11 encuestadoras pueden difundir datos

Patricio terán / el comercio  En la empresa de Blasco Peñaherrera se reúnen para planificar el despliegue de equipos en las 24 provincias.

En la empresa de Blasco Peñaherrera se reúnen para planificar el despliegue de equipos en las 24 provincias. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 5
Diego Puente

El Consejo Nacional Electoral (CNE) autorizó a 11 encuestadoras para difundir datos relacionados con las elecciones del 2017. La fecha límite para publicar los resultados de sus estudios será el 9 de febrero del 2917. Es decir, 10 días antes de los comicios.

El Pleno del CNE también aprobó la participación de una firma para que realice ‘exit poll’ el día de las elecciones. Las empresas pueden inscribirse en el CNE hasta el final del proceso.

El Código de la Democracia obliga que las empresas de este tipo se inscriban. En el 2016, el CNE aprobó un nuevo reglamento para regular su trabajo. Hay diferencias con relación al documento que se aprobó en el 2012.

En el actual reglamento se exige informes en un plazo no mayor a tres días después de haber realizado el estudio o difundir los resultados. La antigua disposición señalaba que tenían que presentar estos informes 15 días después de haberse terminado
las elecciones.

Blasco Peñaherrera, director de una de las firmas (que lleva su nombre), dice que le preocupa otra exigencia: la obligatoriedad de presentar informes de estudios realizados con carácter de reservado por determinados actores políticos.

“Algunos clientes y organizaciones suelen contratar servicios con información solo para ellos. Esos resultados no se publican en medios de comunicación”, dijo Peñaherrera.

En el artículo 12 del reglamento se señala que en los informes debe constar los nombres de los sujetos políticos, personas que contrataron sus servicios, fecha de inicio del contrato. También, el valor y los términos de la contratación, de todas las encuestas y pronósticos electorales que hayan sido publicadas o no.

Paulina Recalde, de Perfiles de Opinión, espera que el CNE no pida la información de contratos específicos realizados con organizaciones políticas, si no son publicados. “Hay que tener un grado de confidencialidad, nosotros firmamos contratos con los clientes en los que hay claúsulas que debemos respetar”, sostuvo. 

Opinión Pública Ecuador (Opecuador) mide información estadística mensual de diversos temas. Por la coyuntura han incluido módulos políticos y electorales. Los datos más reciente son del 13 de noviembre y volverán a correr su programa a mediados de diciembre. Dimitri Oña, director técnico, apoya la regulación Del CNE. “Creemos que toda la metodología, el trabajo y las cifras deben ser claras”.

Juan Pablo Pozo, titular del CNE, explicó que si una investigación no es publicada, no es necesario un informe. Él es partidario de una autorregulación de las firmas para que emitan datos que muestren una “fotografía del momento electoral”. Para él es importante que la ciudadanía conozca las muestras estadísticas, cálculos y otro tipo de información para tener certeza de un trabajo profesional.

Recalde está de acuerdo con regulaciones para que no aparezcan “encuestadoras fantasmas” con estudios que no correspondan a la realidad.

El método de trabajo de su encuestadora consiste en visitar diversos hogares para constatar el nivel socioeconómico. Se le entrega una papeleta con las imágenes de partidos y candidatos para que marquen sus preferencias políticas y también se hacen preguntas.

Peñaherrera realizará entre 8 y 12 encuestas en primera vuelta. En su oficina, en el norte de Quito, delinea la estrategia con los coordinadores.

En la Escuela Politécnica Nacional trabaja Marco Yánez. Él es parte del Cálculo Electoral, una organización que pronosticará a los ganadores en el 2017 con base en cálculo matemático y teoría de probabilidades.

Yánez se comunica a través Internet con un grupo de académicos que están en diversas partes del mundo y comparten datos por la misma vía.

La información se transparenta en su página web. Ahí se explica que se toman los datos de las empresas encuestadoras registradas. Luego, hacen sus cálculos y establecen una predicción.

En su último trabajo (hecho en octubre) se ve que la probabilidad de que exista una segunda vuelta asciende al 76,9%. El sistema que diseñaron les permite actualizar cada vez que las encuestadoras publiquen nueva información.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (6)