22 de January de 2010 00:00

La Emaap activó dos planes para evitar el racionamiento de agua

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito

Aunque el estiaje en el país continúe, el abastecimiento de agua potable en la ciudad seguirá normal. Así lo aseguró ayer la Empresa Metropolitana de Alcantarillado  y Agua Potable (Emaap). Esta entidad explicó que activaron uno de los dos planes para evitar que haya racionamientos de agua.

El  miércoles, Othón Zevallos, gerente general de esta entidad, advirtió de la posibilidad de que la falta de lluvias y el consumo del líquido vital pudieran ocasionar racionamientos. “Si seguimos con este estiaje, hasta marzo tendremos agua en los embalses, de ahí tendríamos que empezar a restringir”.



Cuatro consejos
No deje la ducha abierta mientras se enjabona. En un minuto se pierden 20 litros de agua potable. Según un estudio, solo se necesitan 5 minutos diarios para bañarse.
El inodoro consume entre 8 y 12  litros de agua en cada cambio. Por esto, es indispensable correr la palanca solo cuando sea necesario.
Cuando riegue las plantas no use una manguera, es mejor utilizar jarras o baldes. Hágalo en horas donde haya menos sol para evitar que el agua se evapore. Luego de las 18:00 es lo más aconsejable. 
Para cepillarse los dientes o afeitarse utilice un vaso con agua. Si usted deja correr el agua mientras realiza esta actividad se perderán hasta 40 l.Los dos planes proveerán  agua a la ciudad y a su vez mantendrán el nivel regular de los dos embalses más importantes del Distrito: La Mica Quito Sur y Salve Faccha (la ciudad tiene cuatro sistemas de abastecimiento: Papallacta, Pita, Mica y Reservas Occidentales que abarcan Lloa, Atacazo y El Placer).

La primera medida para evitar las suspensiones del servicio es la utilización de una tercera bomba. Esta extrae  agua de los ríos Papallacta, Blanco Chico y Cojanco. El sistema ya fue habilitado, por lo que  la Emaap dejó de traer  600 litros por segundo desde el embalse  Salve Faccha (Napo) hasta Bellavista, en Quito.

La segunda opción es la utilización de pozos de reserva de la zona urbana. Con estas alternativas pretenden disminuir el uso del caudal de las reservas y mantener los niveles actuales,   hasta que llegue la temporada de lluvia en la Amazonia, donde está ubicado el sistema Papallacta.

Hasta ayer, el nivel del embalse Salve Faccha era  de  3 886 metros sobre el nivel del mar (óptimo para su funcionamiento). Según la Emaap, de continuar el estiaje y si los dos planes de la Emaap no fueran activados, el nivel pudiera bajar hasta los 3 882 msnm (cota mínima) y pudiera haber racionamientos.

Pero ayer, la planta de tratamiento de Bellavista (hasta donde llega el líquido desde Papallacta) se encontraba llena de agua  para ser tratada y distribuida a la ciudad. Esta planta procesa hasta 3 000 litros por segundo en horas pico, pero durante el resto del día  genera 2 600 l. 

La ciudad necesita 7 000 litros de agua por segundo para satisfacer a los usuarios. Para Carlos Espinosa, jefe del departamento de Producción de la Emaap, este volumen es excesivo por el mal uso que los ciudadanos  dan al líquido. Durante 2009, la empresa distribuyó 196 992 131 m³ de agua a todo el Distrito; julio fue el mes en que más agua se entregó 18 059 043 m³.

A Gloria Mera le preocupa más no tener agua que luz en su casa. Mera vive en   El Tejar, cerca de donde se encuentra ubicada la planta de tratamiento de El Placer, y jamás ha pensado en ahorrar agua. “Uno solo abre la llave y ya le cae agua. Hace años dejamos de pensar en los cortes. Ya ni esperamos a los  tanqueros para que traigan agua”.

Para Leoncio Galarza, gerente de Operaciones de la Emaap, este es uno de los aspectos que motiva el uso desmedido del líquido vital. Sin embargo, Galarza garantizó que Quito tendrá agua por 50 años más. “Tenemos proyectos en  ríos orientales que podrán abastecer  sin problemas”.

No hay estudios de las pérdidas de  líquido en el Distrito. Sin embargo, las parroquias rurales utilizan más el agua. Mientras en la urbe  una persona consume 230 litros por día, en Tumbaco usan 430. Según la entidad municipal, en esos sectores  el agua potable se utiliza para el riego. 

Pero además de la mala utilización, los daños en las tuberías de las casas son también otras fuentes de gasto. Una pequeña fuga en la bomba del inodoro consume hasta 20 000 litros al mes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)