23 de July de 2009 00:00

EE.UU. se prepara para autorizar ensayos con vacuna

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Reuters

La nueva pandemia de gripe H1N1 está causando una enérgica temporada de influenza en el hemisferio sur y los funcionarios de salud de Estados Unidos dijeron hoy que quieren una aprobación rápida de la vacuna para combatir la enfermedad.

Es importante tener una vacuna aprobada lo antes posible, dijo el doctor Wellington Sun, de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), en una reunión de un comité de expertos que asesora a la agencia federal.

"El tiempo realmente no está de nuestro lado", señaló Sun. "La pandemia 2009 de H1N1 es una emergencia nacional declarada. La severidad de la enfermedad parece comparable a la de (la gripe) estacional", añadió el funcionario.

Pero según Sun esto podría cambiar y por eso hay que estar preparados "para lo peor". El experto indicó que las compañías que están desarrollando la vacuna contra la cepa H1N1 tienen un registro de seguridad probado y han estado creando vacunas contra la gripe para el mercado estadounidense por años.

Otro especialista manifestó durante la reunión que los productores de vacunas están teniendo problemas con la inmunización contra la influenza pandémica, ya que sólo pueden desarrollar menos de un tercio de la cantidad usual comparado con las cepas de la vacuna para la gripe estacional.

"El trabajo de desarrollo ha indicado que las cepas de referencia existentes tienen un rendimiento esperado de alrededor del 30 por ciento en las cepas de gripe H1N1", dijo el doctor Jerry Weir, director de la división de productos virales de la FDA.

Esto implica que los fabricantes terminarán obteniendo menos dosis de lo esperado de la vacuna contra la cepa pandémica.

A comienzos de este mes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que los fabricantes de vacunas no estaban obteniendo el "rendimiento" esperado de las muestras que se les enviaron del virus de la popularmente conocida como gripe porcina, que estaban cultivando en huevos para luego purificar y desarrollar vacunas.

La unidad MedImmune de AstraZeneca, la australiana CSL, Baxter International, GlaxoSmithKline, Novartis AG y Sanofi-Aventis SA están fabricando vacunas contra la cepa H1N1 y le informarán al comité de la FDA lo que hayan aprendido mientras trabajan con el virus.

Virus en expansión

Los asesores de la FDA tienen que decidir el inicio de los ensayos clínicos sobre las vacunas contra la nueva cepa de influenza, que se expandió globalmente en menos de dos meses. "Esta es claramente una temporada de gripe enérgica", dijo el doctor Anthony Fiore, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

La cepa H1N1 es la dominante y si bien se trata de una influenza no más grave que una gripe estacional moderada, ataca más a las personas jóvenes de lo que lo hace la estacional.

La influenza estacional causa la muerte de entre 250 000 y 500 000 personas en todo el mundo en un año promedio.

Los funcionarios globales de salud se están preparando para vacunar tanto contra la gripe estacional como la pandémica.

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos informaron el miércoles que asignaron el inicio de ensayos clínicos para las vacunas de CSL y Sanofi en agosto en varios centros y clínicas del país.

Pero la FDA debe aprobarlo antes de que puedan comenzar. Expertos en vacunas probarán varias dosis de la inmunización contra H1N1 para ver cuánta cantidad se necesita para que las personas estén protegidas y también la administrarán junto con la inyección de la gripe estacional para ver si eso funciona bien.

La doctora de los CDC Nancy Cox dijo que los test confirmaron que las personas que recibieron vacunas contra la influenza estacional en el pasado tiene poca o ninguna inmunidad frente al nuevo virus H1N1.

Lo mismo sucede con los europeos que recibieron dosis con adyuvantes, que ayudan a impulsar la respuesta inmune a una vacuna.

Cox señaló que las pruebas de los CDC muestran que el virus aún puede atacarse con los medicamentos Tamiflu y Relenza.

Tamiflu, de Roche AG y Relenza, de Glaxo, son antivirales que pueden tratar y prevenir la gripe.

La experta también indicó que algunos experimentos sugieren que el virus no se ha adaptado completamente a los humanos, lo que implica que todavía tiene cualidades que lo hacen más factible de infectar a los cerdos que a las personas. Los CDC están vigilando su evolución.

La FDA analizará también si permite a las compañías realizar pruebas de adyuvantes en Estados Unidos, con la esperanza de ampliar los limitados suministros de la vacuna contra la nueva cepa pandémica. Los centros cuentan con un comité de asesores en vacunas que se reunirá la próxima semana para recomendar quiénes deberían recibir la futura vacuna H1N1.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)