7 de May de 2010 00:00

La vía a Esmeraldas se reabrió al tránsito ayer

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Esmeraldas

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La tarde de ayer se reabrió el paso por la carretera Santo Domingo-Esmerldas, que estuvo cerrada desde el martes. En el kilómetro 78, en las cercanías del recinto Tahigue, se registró un derrumbe.

La arteria está habilitada para todo tipo de vehículo. Los técnicos de la compañía Herdoíza Crespo, encargada de la limpieza, recomendaron que los choferes conduzcan con precaución. Aún hay lodo en la calzada.Ayer, con una motobomba del Cuerpo de Bomberos de Esmeraldas se limpió el asfalto, pero las lluvias son constantes en la zona.

Las maquinarias de la empresa Herdoíza Crespo continuarán desalojando la tierra en la parte alta del cerro, que se desprendió el martes pasado.

En otros cuatro sitios de la vía Santo Domingo-Quinindé hay desprendimiento de asfalto y deslizamientos, que amenazan con interrumpir otra vez el tránsito.

En el sector El Mirador, a menos de 1 kilómetro de Quinindé, 20 metros de la carretera están en malas condiciones. Rodrigo Almeida, de la empresa constructora, dijo que las maquinarias estarán operando durante todo el día para atender cualquier tipo de emergencia.

“Pedimos a los choferes reducir la velocidad. Hay peligro en el sector comprendido entre Quinindé y Esmeraldas, porque el suelo es inestable”.

El invierno no solo afecta a la red vial de la provincia. Las familias damnificadas por el alud del cerro El Gatazo siguen llegando a los cinco albergues que se abrieron desde el miércoles pasado. 40 familias ya están instaladas.

La evacuación continuó ayer. En camiones y con personal de la Armada se trasladaron los enseres de los afectados.

Las clases se cumplen de manera irregular. En la Unidad Tácito Ortiz Urriola, los estudiantes solo reciben clases hasta las 10:00. La infraestructura del platel está inundada. Las canchas y dos aulas están llenas de lodo.

“Necesitamos que nos ayuden a limpiar la escuela, para que los niños reciban todas las horas de clases establecidas”, dijo Julia Quiñónez, madre de familia.

Según Yanín Díaz, directora de la escuela, cada invierno se repite el mismo problema. Pidió a la Dirección Nacional de Servicios Educativos (Dinse) que intervenga en este plantel.

“Necesitamos que se reemplace el alcantarillado, porque está obsoleto. Por eso, el agua lluvia se acumula en las aulas y en el patio”. La inversión asciende a los USD 8 millones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)