19 de March de 2013 00:01

Los siete puntos de riesgo en la vía Alóag

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Desde que comenzó el invierno casi no utiliza la vía Alóag-Santo Domingo. El año pasado, Cristian Meneses perdió una carga de plátano valorada en USD 10 000. La vía estuvo cerrada por los deslizamientos de tierra que se produjeron a lo largo de la carretera. Ahora, desde enero, utiliza la vía Santo Domingo-San Miguel de los Bancos para llegar a Quito.

En la capital comercializa los racimos de plátanos a tres empresas de frituras. Meneses señala que aunque dos empresas aceptaron los plátanos maduros a mitad de precio, nunca recuperó la inversión. Todavía paga un préstamo de USD 5 000. Él recuerda que del 28 de febrero al 2 de marzo de 2012, la vía se inhabilitó. En una semana hubo 12 derrumbes desde el kilómetro 40 al 70.

El más fuerte se dio en el 43. Allí quedó atrapado su tráiler. Según él, al principio parecía solo un problema de tráfico. Pero pasaron las horas y los vehículos no podían circular. Unos intentaron retornar, pero esto ocasionó un embotellamiento. "Había espacios reducidos para retroceder. Por ello lo mejor era quedarnos en la vía".

Pero ahora la situación es diferente, según Ángel Pizarro, superintendente de la Constructora Hidalgo e Hidalgo (concesionaria de la vía). "La fuerza de las lluvias mermó en este invierno".

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología registró entre febrero y marzo del año pasado 1 441 milímetros de lluvias. Y durante febrero y lo que va de marzo de este año la cifra es menor: 668, 7 milímetros.

Aunque la fuerte lluvia disminuyó se percibe una llovizna constante, sobre todo en los siete puntos viales más críticos del 2012 y que ahora permanecen bajo observación. El kilómetro que más derrumbes tuvo en los últimos tres meses es el 34. Según Meneses, en las pocas veces que ha viajado por la Alóag en este año se persigna desde que cruza por el kilómetro 30. "El año anterior, la vía se empezaba a anegar desde Mirabad. No había sistemas de desagüe".

Según Pizarro, se construyeron cunetas de coronación (canal para que el agua que baja por la montaña y la de la lluvia no se empoce) en los puntos críticos.

La última se levantó el domingo pasado, luego de retirar 400 metros de tierra que inhabilitó parcialmente la vía, en el kilómetro 22. Los trabajadores tardaron cuatro horas en limpiar la tierra que cayó de la pared montañosa. Ahora en el sitio el cerro luce sin vegetación y de color rojizo. En este sector el suelo es arcilloso.

El ingeniero civil y catedrático de la Escuela Politécnica del Ejército, Roberto Bravo, señala que este tipo de tierra es más propensa a desmoronarse. "En el caso de la Alóag - Santo Domingo influye el clima que es húmedo y por ello hay presencia de llovizna y neblina. Esto ocasiona que la tierra carezca de firmeza". Además, cuando se hizo la primera vía, en 1981, se partió la montaña para dar paso al asfalto. La tierra quedó inestable porque no tuvo un proceso natural de adaptación. Esto debido al flujo vehicular constante y las vibraciones que provoca.

Por eso en la ampliación, la Hidalgo e Hidalgo evitó partir la montaña y más bien rellenó el otro lado de la vía, donde hay quebradas. Desde Tandapi hacia Quito, la vía es de cuatro carriles y tiene señalización en los kilómetros donde puede haber derrumbes.

Entre enero y marzo del año pasado se registraron 200 deslizamientos de tierra, frente a 60 de este año, en el mismo período.

Meneses dice que este año no quiere arriesgar. "Si viajo por la Alóag me demoró cinco horas cuando voy con carga y por Los Bancos me demoro hasta siete horas. Prefiero perder tiempo y no clientes y el producto".

El pescador Cristóbal Cruz, en cambio, toma la vía para ahorrar camino. Él comercializa pescado y camarón en el Mercado Mayorista, en el sur de Quito, desde hace dos años. Lo lleva desde Pedernales. "El año pasado fue terrible porque el producto se pudrió en el balde de la camioneta. Pasaron varios meses antes de que se fuera el olor. Sin embargo no tengo más opción porque con la ampliación llego en casi cinco horas a Quito desde Pedernales".

Pizarro asegura que la ampliación de 35 kilómetros desde Tandapi hacia Alóag ha hecho que la vía solo se inhabilite parcialmente. "Como no han sido deslizamientos de gran magnitud (50 a 1 000 metros) no cubren toda la carretera. Los obreros limpian rápidamente los escombros".

La empresa Hidalgo e Hidalgo creó un comité para que se encargara únicamente de los deslizamientos de tierra en este invierno. A lo largo de la vía se encuentran grupos de entre tres y cinco trabajadores. Ellos limpian las cunetas. Así evitan que se taponen con la basura que se arroja a la calzada.

Y si hay una emergencia, 40 personas se activan para atenderla. Ellos cuentan con dos retroexcavadoras, cuatro excavadoras, tres cargadoras y una motoniveladora.

El mayor inconveniente de los obreros para limpiar la vía se da desde el kilómetro 40 hasta el 87. En este sector no se hizo la ampliación de dos a cuatro carriles.

La Prefectura de Santo Domingo y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas efectúan un estudio técnico para determinar las condiciones del suelo y los lugares de ampliación. Geovanny Benítez, prefecto de Santo Domingo, asegura que en unos dos meses estarán listos y se continuará con los trámites legales para la construcción. "Con esta construcción tendremos una vía de calidad".

Meneses dice que cuando eso se concrete decidirá si se moviliza por esa ruta. Mientras dure el invierno tomará la vía Las Mercedes- Los Bancos. "Uno pregunta en el peaje de Santo Domingo o Alóag el estado de la vía siempre, pero no es suficiente. En cualquier momento se da un derrumbe".


Costos de la ampliación

Desde el 2008 la Prefectura  de Pichincha contrató a la constructora Hidalgo e Hidalgo para la ampliación de 35 kilómetros desde Alóag hasta Tandapi.

La inversión de la obra fue de USD 54 668 980. Este monto fue utilizado en la adecuación de espacios para la ampliación, sueldo de trabajadores, entre otros.

Para darle mantenimiento  rutinario a la vía Alóag - Santo Domingo, el presupuesto de los últimos cinco años ha sido de USD 15 889 537. Por esta arteria vial circulan 70 000 vehículos diarios. El numero aumenta en feriado.

El monto establecido en el  contrato para dar mantenimiento periódico a esta estratégica carretera (entre tres y seis meses) a la carretera es de USD 21 591 623.

Haga click aquí para ver la infografía.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)