20 de November de 2011 13:46

Riobamba intenta vencer las confrontaciones estudiantiles

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La última vez que se cruzaron de  golpes los estudiantes de los colegios Pedro Vicente Maldonado y Carlos Cisneros fue en el 2007.

“Ocurrió durante el desfile del 21 de abril. Eran jóvenes sin uniforme que insultaron y lanzaron botellas vacías a los chicos  del Cisneros. Eso ocasionó una batalla campal que interrumpió el evento y si no interviene la Policía no se sabe qué hubiera pasado”, recuerda Dannes Moncada, estudiante del Maldonado.    

Ambos establecimientos están considerados de prestigio en Riobamba. Pero si  bien los enfrentamientos en los desfiles del 21 de Abril, aniversario de la batalla de Tapi, y en los campeonatos intercolegiales disminuyeron, nadie puede asegurar que esas confrontaciones   no se repetirán.  

Las autoridades de los dos centros educativos coinciden que son ex alumnos  quienes protagonizan, en cada fecha cívica, las confrontaciones. Y afirman que  el problema está superado con la nueva generación de alumnos.

Israel Cruz, rector del Instituto Tecnológico Carlos Cisneros, explica que una de las medidas para superar definitivamente las diferencias se conseguiría  con la unificación de las bandas rítmicas.

“Este proceso está pendiente. Pero hay una buena relación entre las autoridades y maestros de los establecimientos. Trabajamos  para evitar nuevas contiendas”.  Cruz cree que se deben buscar acuerdos con la participación de los   ex estudiantes, padres de familia, alumnos y docentes.

En el Carlos Cisneros, ahora convertido en instituto tecnológico, estudian 2 641 jóvenes en las secciones diurna y nocturna.  

A la par, los representantes del Instituto Pedro Vicente Maldonado también concuerdan que ya no hay agresiones verbales ni  físicas entre los estudiantes. “Lo que falta es reunirse con los ex alumnos para que participen de un  proceso conciliador”, asegura el rector  Carlos Martínez.

Y añade: “La rivalidad  comenzó en la década de 1940 cuando el colegio Cisneros fue  parte del Maldonado. Allí funcionaban las carreras de artes y oficios. Pero por las discrepancias entre maestros, el grupo de artes y oficios se separó y en 1936 se fundó  el nuevo establecimiento”.

Desde entonces se mantuvo el  antagonismo de generación. En la actualidad, trabajan en conjunto para que el   Maldonado no se involucre en estos actos.  

Karina Haro, presidenta del Consejo Estudiantil del  Maldonado, está dialogando con su par del Cisneros para buscar consensos. “Todos somos riobambeños”.

 

 

Punto de vista Adela Moscoso/ Directora  Zonal   Min. de  Educación

 

‘Es necesario tolerar la diferencia’

La rivalidad está dentro de la denominada violencia social  en la que todavía se mantienen algunas instituciones educativas.

Por eso es que en la actualidad el principio de la educación es de calidez, afectividad, respeto y encuentro para interactuar y aprender. Se trata de dejar de lado  la  violencia y  el  insulto.

En este proceso trabajan en cada  entidad  educativa. Con la intervención de los gobiernos estudiantiles se elaboraron  las escuelas del buen vivir. Con este programa se busca que los educandos, docentes y padres de familia reflexionen sobre el derecho a vivir en paz  y a tolerar la diferencia.

Por eso se aprobó un decreto que cambió el denominativo ‘bandas de guerra’ por el de rítmicas. Antes estas eran como una  especie de  llamado a la violencia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)