30 de May de 2013 00:02

Dos regulaciones para utilizar la pirotecnia en la fiesta de Corpus

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La fiesta del Corpus Christi tiene una particularidad este año, en Cuenca. Los artesanos que elaboran los castillos y globos, y los priostes están preocupados por las restricciones emitidas por el Cuerpo de Bomberos para utilizar la pirotecnia en el centro de la ciudad.

Estos elementos son, junto a los dulces, los principales atractivos de la festividad, que empieza hoy.

En agosto pasado, una parte del seminario San Luis, que está junto a la Catedral de La Inmaculada, se quemó y de acuerdo con las investigaciones se presume que el origen del incendio fue un globo de fuego que cayó sobre el tejado.

Por ello, el Cuerpo de Bomberos de Cuenca no autoriza el funcionamiento de talleres donde se elaboren castillos, globos... ni emite permisos para el lanzamiento de esta pirotecnia en el centro de la urbe.

Este tema fue debatido en una reunión que se realizó el martes entre los artesanos, priostes, militares y bomberos. Allí, se definió que los interesados deben pedir una autorización al Cuerpo de Bomberos y tener un seguro que garantice la reposición del bien en caso de producirse un incendio.

Además, se debe especificar la cantidad de explosivos que se utilizarán. Los controles en la festividad estarán a cargo del Ejército y de la Intendencia de Policía.

Según el jefe de los Bomberos, Oswaldo Ramírez, desde hace más de un año no ha entregado ningún permiso para que dentro de la capital azuaya funcionen los talleres donde se fabrican los castillos con carrizo, papel, mecha y explosivos. "Sería una irresponsabilidad dar las autorizaciones".

Él señala que todos los años, durante los siete días del Corpus Christi, han controlado conatos de incendio que se producen en los árboles aledaños al céntrico parque Calderón.

Su decisión se basa en el artículo 35 de la Ley Contra Incendios. Allí, se establece que no darán permiso para la quema de castillos. "El patrimonio estaría en riesgo y la vida de cientos de personas que acuden a la festividad", dice Ramírez.

Las restricciones preocupan a Norma Villa, de 38 años, quien tiene su negocio al sur de Cuenca. Ella se lamenta porque no tienen pedidos para elaborar castillos, globos o vacas locas. En años anteriores los pedidos llegaron con uno o dos meses de anticipación.

Villa es la cuarta generación de su familia que se dedica a esta actividad. Una situación similar afrontan los esposos Ángel Maita y Tránsito Niola. Ellos aseguran que no han recibido ningún pedido por estas fiestas. En un terreno, que está ubicado en San Antonio de Chiquintad, tienen apilado el carrizo y el papel.

Niola tiene la esperanza de que una vez que se inicie la celebración lleguen sus clientes, por ello realiza castillos de cuatro pisos que son los más demandados. También elabora vacas locas, cohetes y globos de varios colores. Un castillo de cuatro pisos, de ocho metros de alto, cuesta desde USD 500.

El martes pasado se realizó un conversatorio sobre las implicaciones culturales y espirituales del Corpus Christi. Allí, expositores como Mario Jaramillo y Luis Cabrera dijeron que no se podía prohibir la pirotecnia en esta fiesta.

El alcalde de Cuenca, Paúl Granda, tiene el mismo criterio. Según él, no hay una ordenanza ni disposición que impida la utilización de los juegos pirotécnicos. Por esa razón, agrega, que se debe seguir utilizando estos elementos.

Santiago Ordóñez, del Departamento de Patrimonio Inmaterial del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, va más allá al señalar que el uso de los castillos y otros artículos tienen un alto valor patrimonial. "Eliminar el uso sería grave porque es una tradición que tiene más de 400 años".

Él recomienda que las entidades realicen un mejor control y que normen el uso de la pirotecnia, pero que no se la prohíba. El arzobispo de Cuenca, Luis Gerardo Cabrera, tampoco está de acuerdo con la prohibición. "No se puede impedir que los feligreses y priostes los adquieran".

Otros elementos importantes de la fiesta son los dulces. 115 puestos se ubican en los alrededores del parque Calderón. Ofrecen quesitos, roscas, cocadas, frutas, arepas, turrones, suspiros...

María Luisa Jiménez elabora estos dulces desde hace más de 50 años y realiza más de 50 variedades en su negocio ubicado frente al parque de San Blas. La preparación de cada dulce fue recopilada en un recetario por la Fundación de Turismo para Cuenca.

La festividad en la capital azuaya

Esta tarde comienza la fiesta con una procesión en la iglesia del Corazón de Jesús y concluirá en la Catedral de La Inmaculada.

A las 19:00 de hoy se realiza una eucaristía celebrada por el arzobispo de Cuenca, Luis Gerardo Cabrera. Las bandas de la Policía y del Ejército estarán presentes en el pregón.

En los eventos del Corpus participarán 27 parroquias urbanas con bandas de pueblo, que se efectuarán hasta el jueves próximo.

Entre los priostes están instituciones públicas, privadas, la Universidad Católica. También, hay grupos sociales y comerciantes. La fiesta se ameniza con danzas folclóricas.

Hay dulces como los quesos y las galletas cuestan USD 0,10. Mientras que las quesadillas van desde los USD 0,50.

Durante esta celebración también se practican juegos tradicionales como el trompo. Además, existen juegos más actuales como apuntar al felpo o golosina. Se realizan cerca al parque Calderón.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)