25 de March de 2013 11:24

Loja es una cuna para el sacedorcio católico

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

El peruano Líder Gonza se ordenó diácono el martes pasado, en el Seminario Mayor Reina del Cisne de Loja. Ese mismo día fue la entronización del Papa Francisco.

Gonza estaba alegre por haber coincidido con ese hecho relevante para la Iglesia. Su madre María Gonza y cinco de sus 10 hermanos llegaron desde Ayabaca para presenciar esta ceremonia, que duró una hora y 40 minutos.

Los seminaristas (aspirantes a sacerdotes), familiares y religiosos invitados fueron parte de este acto, que fue dirigido por el administrador apostólico de Loja, Julio Parrilla, quien llegó desde Riobamba.

Gonza es uno de los 35 aspirantes de toda la provincia y otras ciudades, que se preparan en la actualidad en este seminario.

Mientras se efectuaba la homilía, el religioso peruano, de 33 años, se recostó boca bajo. Lo hizo por varios minutos, en una alfombra roja. Y los 25 sacerdotes, junto con el Administrador Apostólico, que estaban en el altar, se arrodillaron.

Mientras tanto, los asistentes permanecían de rodillas y ofrecían cánticos. Luego se realizó la imposición de las manos por parte de Parrilla como la máxima autoridad, y se entregó la vestimenta.

Ahora Gonza puede dar la comunión a los fieles, pero no confesar. Eso lo podrá efectuar cuando se ordene como presbítero, el segundo paso hacia el sacerdocio.

Según Parrilla, Loja es una de las provincias donde se ordena el mayor número de sacerdotes del país: un promedio de cinco cada año. Al curso propedéutico se inscriben entre 12 y 15 jóvenes.

La infraestructura del Seminario Mayor Reina del Cisne es amplia y acogedora. Según Parrilla, los formadores de los futuros sacerdotes han obtenido sus titulaciones en universidades europeas. “Ellos en su formación siempre estuvieron conectados con la realidad de Latinoamérica y el país”, dice Parrilla.

Wilman Paladines, rector del seminario Reina del Cisne, destaca que Loja cuenta con una marcada presencia vocacional. Esto se evidencia por el “catolicismo vivo” de los fieles. “Desde la reapertura de este centro, en 1995, el número de aspirantes se incrementó”, comenta Paladines.

La Diócesis de Loja tiene 150 sacerdotes, con una edad promedio de 38 años. El 90% es lojano, y el 10% restante es de otras ciudades o del extranjero.

Además, hay una importante presencia de comunidades religiosas. Existen 58 femeninas y 13 masculinas. Para la presidenta de la Organización de los Religiosos y Religiosas del Ecuador, Luci Pico, Loja está marcada por la historia, porque las comunidades católicas han apuntado a esta provincia.

Según el sacerdote Luis León, párroco de la Iglesia de San José, el catolicismo en Loja está marcado por la tradición religiosa. Además, las fortalezas de la fe se marcan por contar con la Virgen de El Cisne.

A Gonza le marcó su vida religiosa el observar cómo en Loja se vive la religión Católica. “Es una ciudad comprometida con la fe y la ayuda a los más necesitados”.

Él llegó en el 2005. En ese mismo año ingresó al Seminario Mayor. La tarde del martes pasado, los seminaristas prepararon un programa especial por la ordenación.

En el proceso

Un promedio de siete años debe transcurrir para que los aspirantes lleguen a ser sacerdotes. El tiempo varía de acuerdo con la comunidad religiosa a la que ingrese.

El jueves pasado se celebró la Misa Crismal. Este acto litúrgico se caracterizó por la bendición de los catecúmenos y enfermos.

30 grupos catecumenales existen en Loja. Se caracterizan por el estudio bíblico e inculcar los valores morales y éticos.Lili

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)