25 de December de 2010 00:00

Loja atrae por los parques, las iglesias y la gastronomía

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Loja

Los atractivos naturales, la historia, cultura y gastronomía lojana cautivan a los visitantes.

En las seis ocasiones que el orense Alejandro Sánchez ha visitado la ciudad no ha dejado de ir a los parques ecológicos.

Tiene 46 años y es oriundo de El Guabo. “Con mi familia (cuatro miembros) disfrutamos de la naturaleza. Los parques son extensos”.

Al norte está el Orillas del Zamora, donde viven animales como el oso de anteojos, un ícono del Parque Nacional Podocarpus. También ofrece una fuente artificial de agua en la que hay decenas de monos. El paseo toma una hora y concluye en un colorido orquideario y viveros que muestran la variedad de especies nativas y ornamentales.

Un sendero ecológico de 3 kilómetros empata con el parque Jipiro. Allí se puede hacer cabalgata o paseo en bicicleta.

Hay canchas deportivas y una piscina. Se puede descansar bajo extensos bosques de pinos, sauces y eucaliptos.

Se ven mágicas edificaciones como templos y castillos universales: Pagoda China, el templo Indomalaico o el castillo Eurolatino, entre otros.

Hacia el sur están los parques Pucará, el lineal La Tebaida y el Daniel Álvarez con atractivos similares. Otro símbolo lojano es la iglesia colonial de El Valle, a 400 metros del Jipiro. También el monumento Puerta de la Ciudad que evoca el lugar por donde arribó el Libertador Simón Bolívar en 1822.

Desde allí, Sánchez cree que caminar por la calle Bolívar es “como pasear por el centro de Quito, por la cantidad de iglesias”. Por ejemplo, el templo y convento de San Francisco, la Catedral, Santo Domingo, San Sebastián'

Cerca de la catedral se levanta el monasterio de Las Madres Concepcionistas. Abrieron un museo de objetos de los siglos XVI y XVII. Otros museos: la iglesia San Juan, Universidad Técnica Particular de Loja, de la Música y Matilde Hidalgo.

El parque Podocarpus es el principal destino para quienes gustan del ecoturismo.

Su ingreso es por Cajanuma, a 8 kilómetros de Loja por la vía a Vilcabamba.

Tiene cabañas y guías para recorrer senderos por donde es posible observar al oso de anteojos. También, a 14 kilómetros, el bosque nublado y las lagunas del Compadre.

Al ingreso puede ayudarle un guía, lleve binoculares, botas y poncho de aguas. Una cabaña vale USD 3 por persona.

Tenga en cuenta

 

Para llegar a  Loja desde Quito,  por vía   terrestre, el viaje dura entre  12 y  14 horas. Hay dos rutas;  por Santo Domingo  cuesta USD  17 y por Cuenca,  14.    Tame ofrece  dos vuelos en la mañana y uno en la tarde, en

la ruta Quito-Loja.  El   pasaje cuesta USD 96,94  y el tiempo de viaje es de 50 minutos.

 

Desde Loja  hacia Malacatos, Vilcabamba, Catamayo, El Cisne y Saraguro hay vías en buen estado. Para ingresar a Puyango y Zapotillo la vía está   en rehabilitación.

El ingreso a los parques  -como el Jipiro-  es gratis. Solo en  Orillas del Zamora se paga USD 1  por  el zoológico. La piscina en Jipiro vale USD 0,50.

 

En el Pucará  se puede degustar comida típica como el repe, la cecina, el sango, la fritada... Cada plato cuesta entre USD 2 y 4.     En las lagunas de  los parques no puede hacer pesca y el costo por bote es de USD 2,50 por 30 minutos.

Para   alojarse   hay  opciones variadas:   hostales desde  USD 8, hasta  hoteles cinco estrellas -como el Howard Johnsono Boutique Victoria. Cuestan hasta  USD 80.  Si está en vehículo   propio no olvide comprar una tarjeta  para estacionarse  en el centro de Loja.

 En los valles  de  Malacatos, Vilcabamba y Catamayo existen hosterías, hoteles y hostales que cuestan desde USD 5 hasta 30 por persona.

Si el destino es   Loja,   Saraguro o El Cisne no olvide llevar ropa abrigada, especialmente durante   junio,  julio y  agosto. También una cámara fotográfica para captar los atractivos.

A  30 minutos   de Loja está  Malacatos con sus  bosques de cítricos, caña y  moliendas. Se puede degustar  bizcochos, arepas, roscones o guarapo. Las hosterías   y  quintas  vacacionales son un atractivo.  Siguiendo por la vía principal está Vilcabamba, a 15 minutos.

Más atractivos

Los bocadillos son los principales dulces lojanos. Se elaboran con miel de caña y maní tostado. Una libra cuesta USD 1 y se puede comprar en el Mercado Centro Comercial Loja. También hay locales en

El Valle y en San Sebastián. En los cantones vale USD 0,70.

Las cafeterías ofrecen tamales, humitas, quimbolitos, empanadas y bolones de verde con café por USD 1. Hay sectores tradicionales -como El Valle- para degustar cuy asado o gallina cuyada (se prepara de la misma forma que el cuy).

En Belén nunca falta la fritada de cerdo, chanfaina (vísceras de cerdo, arroz y papas)… En Las Palmas, la cecina y la chanfaina son su especialidad. Cada plato cuesta de USD 2 a 6.

Si desea comida internacional puede acudir a hoteles como Boutique Victoria, Casa Lojana y al Howard Johnson. Los precios llegan hasta USD 14 por este servicio.

Vilcabamba es un valle afamado por la longevidad de sus habitantes. Está a 39 kilómetros de Loja. En las hosterías el alojamiento va desde USD 5 hasta 20. Ofrecen servicios de piscina, sauna y otros.

A 70 minutos de Loja por la vía a la Costa está El Cisne. En el poblado apacible se venera a la Virgen de El Cisne. La mayor afluencia se da en agosto por las fiestas a La Churona.

La cecina es un plato de carne de cerdo, adobada, secada al sol y asada a la brasa. La carne se sirve acompañada de yuca y curtido de cebolla. El plato cuesta de USD 6 a 8.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)