16 de August de 2010 00:00

Los hallazgos de Todos Santos serán exhibidos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cuenca

Un esqueleto llama la atención en el piso de la iglesia patrimonial de Todos Santos, en el Centro Histórico de Cuenca. Es uno de los 36 vestigios hallados en este templo, tras los trabajos de restauración que empezaron en el 2008.

Entre las piezas encontradas hay restos de jóvenes y niños que fueron enterrados directamente en el suelo y que están ubicados al pie de uno de los altares.

También hay ataúdes y restos de suelas de zapatos. Los hallazgos corresponderían a 1860, según la arquitecta Lucía Espinoza, encargada de la obra.

Dice que hay restos de jóvenes y niños, entre indígenas y mestizos. Pero hay otros cuerpos que no se conoce si pertenecen a religiosos o a habitantes del sector.

Además, dentro del templo hay un sector empedrado en forma de espiga, que se presume sería el atrio o mirador del primer templo, donde se realizó una de las primeras eucaristías de Cuenca en la Colonia.

En ese predio estuvo la primera ermita de Cuenca, llamada del Usno o San Marcos. El actual templo se levantó en 1820. Espinoza dice que por los hallazgos se realizan las adecuaciones respectivas para que los vestigios sean vistos a través de vidrios, porque el templo funcionará como un museo.

Ocho arquitectos, unos 50 obreros y cinco carpinteros se encargan de la restauración. El obrero Manuel Jiménez trabaja cuidadosamente con brochas y cuchillos pequeños, para determinar si hay nuevos vestigios.

En la actualidad laboran en el coro de la iglesia, reparan las maderas que están deterioradas desde la última intervención que se realizó en 1982. También están en la torre, de 22 metros de alto, que está muy afectada.

La tarea del carpintero José Pacheco es realizar un tratamiento minucioso en cada madera existente, como eucalipto, sarar y aliso. Su trabajo es curar apolilladuras o roturas que se presentan en pináculos, cornisas, puertas'

En la actualidad ya se recuperó un mural de ángeles que estaba cubierto por cinco capas de pintura, en el altar mayor.

También se repararon la pared y los ventanales que dan hacia El Barranco del río Tomebamba.

Según Espinoza, la inversión es USD 1,3 millones, financiados por el Municipio de Cuenca y el Fondo de Salvamento del Patrimonio Cultural. Se prevé que los trabajos concluyan en diciembre. También se construye un área para una biblioteca y un laboratorio para la escuela de Las Oblatas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)