27 de February de 2014 18:35

Cuenca ofrece su gastronomía típica por Carnaval

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3

El aroma fuerte a dulce y pan invade dos barrios del Centro Histórico de Cuenca en estos días previos a las fiestas de Carnaval, que se celebra en Ecuador. Algunos festejaron comenzaron este jueves 27 de febrero del 2014 y se extenderán hasta el martes 4 de marzo del 2014.

La preparación de los panes se efectúa en los barrios Todos Santos y en el sector de la Borrero y Lamar. En este último se encuentra la panadería de las Señoritas Villacís.

Allí desde hace 112 años elaboran el tradicional pan de Carnaval, una variedad de dulces y licores, que se exhibe en las vitrinas de madera de este negocio de familia.

La cuencana Catalina Delgado llegó a comprar las tradicionales mistelas, que es un licor preparado con frutas maceradas. Ella aprovechará los días de Carnaval para viajar a los Estados Unidos y dice que para disfrutar las tradiciones de su natal Cuenca lleva el licor de menta y café.


Delgado es cliente desde hace más de 25 años y asegura que todos los años de Carnaval compra estas bebidas, que sirve a sus amistades y familiares después de la comida, como un bajativo.

Las Villacís ofrecen mistelas de diferentes sabores de mandarina, menta, mora, cada litro venden en USD 7,95.

Otras de sus especialidades es el pan, que elaboran con las recetas de su bisabuela. El ingrediente principal, dice Carlota Vélez Villacís, es la harina de trigo, el quesillo, leudo y el amor que le ponen.

Entre los panes que ofrecen son pan con quesillo, con cebolla, mestizos y las raciones mixtas y de quesillo. También tienen conservas de higo, durazno, babaco y mermeladas de guayaba, frutilla, cada frasco cuesta en USD 2,75 y 3,75

En cambio, el barrio de Todos Santos es conocido como el 'barrio de las panaderías', porque de acuerdo con datos históricos, en 1547 el hacendado Núñez de Bonilla construyó un molino. Esto dio origen a la elaboración del pan; antiguamente existían más de 30 panaderías, pero en la actualidad solo hay seis.

Una de ellas es de las religiosas Oblatas. Allí, Rigoberto Encalada y Diego Carchi son los encargados de elaborar 400 panes diarios y en estos días de Carnaval, dicen, aumenta al doble.

Los panes más solicitados son los de huevo, mestizo y el llamado pan de Carnaval. Este último tiene raspadura de panela, harina de mollete, levadura, quesillo, huevos, manteca de chanco y manteca vegetal.

Según el historiador Claudio Malo, la gastronomía es parte fundamental de las celebraciones del Carnaval. Pone como ejemplo que uno de los platos principales es el chanco, una herencia española.

En los mercados de la capital azuaya como 10 de Agosto, 9 de Octubre, 12 de Abril, 3 de Noviembre y 27 de febrero, durante estas festividades de Carnaval ofrecen el hornado con llapingachos y mote pelado. Los precios son desde los USD 2 el plato hasta los USD 6 la libra.

Otra de las especialidades de los mercados es el mote pata. Rosa Llivicura, del mercado 10 de agosto, cuentes que suele hacer tres tamaleras de esta suerte de sopa, que lleva mote, tocino, carne y especerías.

En otros restaurantes como el Santa Lucía, la Bella y la Bestia, Tres Estrellas, Guajibamba, entre otros, ofrecen tamales, mote sucio, carne asada y cuy. Este último cuesta entre USD 15 y 20, que va acompañado con papas y mote.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)