11 de May de 2010 00:00

Ayer hubo cortes de vías en el norte del país

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Miguel Castillo.

Acesante, Gustavo Fuel trataba de llegar ayer a Quito desde Otavalo. La tarea no le resultó fácil.

500 indígenas quichuas de Otavalo se organizaron desde las 08:00 para bloquear la Panamericana Sur, en un tramo de 10 km en la vía que une Cotacachi y El Cajas, en el límite fronterizo entre Imbabura y Pichincha.

“No podré llegar a tiempo a mi trabajo. Los indígenas atravesaron troncos, piedras y ramas en la carretera. Los buses se quedaron atrás”, se quejó Fuel, mientras caminaba con su maleta.

El “bloqueo progresivo”, como lo denominaron los dirigentes indígenas, se acentuaba con el paso del día. A las 09:00 se cerraron las vías en San Rafael de la Laguna y Guachalá (Cayambe) y a las 15:00, en La Y de Cotacachi.

Los manifestantes consiguieron su propósito.

 

El tráfico vehicular entre la Sierra Norte (Carchi e Imbabura) con Pichincha estuvo lleno de obstáculos. “Tenemos 250 policías diseminados en diversos sitios de la carretera. No podemos realizar un desalojo total porque los comuneros han ubicado a las mujeres y a los niños en primera fila. Tenemos que agotar primero el diálogo”, señaló Mario Torres, jefe de Tránsito de Imbabura.

A la altura del lago San Pablo, los comuneros de las parroquias San Rafael, González Suárez y Eugenio Espejo se turnaron para colocar obstáculos en el pavimento.

fakeFCKRemoveUtilizaron piedras, troncos, ramas, llantas encendidas e, incluso, cabuyos. Decenas de estudiantes, comerciantes, turistas y demás viajeros tuvieron que realizar caminatas de hasta 5 km para poder tomar un bus o una camioneta. A las 10:00, Marlon Santi, presidente de la Conaie, recorrió los sitios obstruidos.

A las 15:00 hizo una breve parada en el parque de Ilumán (Otavalo) para saborear un caldo de 31. Según Santi, los dirigentes indígenas esperan la reunión de la Asamblea Nacional, donde se analizarán los pedidos del sector.

“La Feine, Fenocin y la Conaie están unidas. Hoy instalaremos un Parlamento Plurinacional en el parque de El Arbolito, en Quito. El paro indígena se radicalizará y en las próximas horas se adherirán más compañeros”.

Santi dijo que se paralizará al país. “No hay esperanza de que el Gobierno ceda, pero creemos en los asambleístas, a pesar de que no han tratado los puntos críticos del proyecto en ocho meses”.

También recordó que en esta protesta están unidos tres frentes: Fenocin, Feine y Conaie. “Hay cierres en las principales vías”.

El bloqueo fue utilizado en La Y de Cotacachi para visibilizar a la nueva agrupación política que surgió en ese cantón. Se trata de la Corporación de Comunidades y Pueblos de Cotacachi, una organización que representa a 20 comunidades rurales.

Su presidente, Alberto Marcillo, dijo que en el transcurso del día se iban a unir más indígenas. El pueblo cayambi también se movilizará para cerrar el paso en Guachalá, Guayllabamba, Cangahua y otros puntos estratégicos de la zona norte de Pichincha.

“El fin de semana socializamos nuestros pedidos en las comunidades. Exigimos a la Asamblea tomar en cuenta las sugerencias del sector indígena y lo lograremos con más bloqueos, el tiempo que sea necesario”, dijo Marcillo.

A las 16:30, el bloqueo de la carretera entre Cotacachi y El Cajas era total. Decenas de obstáculos se instalaron en la vía.

En el sector de Guachalá, pasadas las 17:00, la Policía inició un operativo para despejar las vías. Hubo enfrentamientos entre los manifestantes y los uniformados, que lanzaron bombas lacrimógenas para repeler a los indígenas que tiraban piedras. Se logró habilitar la carretera parcialmente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)