5 de March de 2012 11:19

En Ambato, los proyectos de investigación avanzan por su cuenta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0

Los proyectos de investigación en Ambato tampoco disponen del suficiente apoyo desde el Estado. Según el investigador de la Universidad Técnica de Ambato (UTA), Román Rodríguez, la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt) dejó sin efecto un proyecto por USD 350 000 propuesto por la Facultad de Alimentos.

Desde el Departamento de Comunicación de la Senescyt se informó que a escala nacional, de un total de 150 propuestas, se aprobaron 38. El resto se encaminó a los diferentes ministerios según la especialidad de la investigación.

A pesar de esto, las iniciativas se concretan con el aporte económico de los docentes y de los alumnos en diversos centros educativos de nivel medio y superior.

El Instituto Superior Guayaquil, por ejemplo, armó el proyecto de mecatrónica denominado Sistema Electro-Neumático para Envasado de Líquidos. Se trata de una envasadora de bebidas construida a escala.

Esta cuenta con todos los mecanismos automáticos de una máquina industrial que se utiliza en las grandes empresas.

La envasadora funciona con aire comprimido. Según los investigadores, este aire sometido a presión mediante un compresor es abundante, gratuito y no contamina. La máquina dispone además una banda transportadora, un sistema de sellado, envasado, archivo de envases y un sistema de control.

La investigación y la manufactura de este artefacto estuvo a cargo de los estudiantes del ciclo superior promoción 2009-2010. Ellos trabajaron bajo la coordinación del docente Guillermo Almeida. Invirtieron USD 3 900.

Según Almeida, los estudiantes pusieron en práctica sus conocimientos tecnológicos en el área de automatización industrial. “La máquina permite que los jóvenes puedan analizarla para luego mejorar y optimizar su funcionamiento. Les posibilita practicar la mecatrónica. Esta es una fusión de las ingenierías mecánica, electrónica e informática”.

En cuanto a la aplicación, Almeida aseguró que estas máquinas, con el apoyo de la empresa privada, podrían construirse en serie para que ayuden a controlar los niveles de producción, reducir los costos y mejorar la calidad.

Con este proyecto, el Instituto Guayaquil participó en la VI Feria de Ciencia, Cultura e Innovación Tecnológica en Argentina, en septiembre del 2011. En ese evento obtuvo el primer lugar.

Otra propuesta innovadora se concretó en el Centro de Investigaciones de la Universidad Técnica de Ambato (UTA). La catedrática Mayra Paredes encabezó el equipo que desarrolló un sistema para la pasteurización mediante el uso de impulsos eléctricos.

Según el docente Ángel Beltrán, con estas cargas eléctricas que duran microsegundos se logra eliminar los microbios de alimentos y de néctares, leche, jugos.

Beltrán dice que: “El sistema de pasteurizado tradicional usa el fuego para eliminar los parásitos. Con el nuevo equipo se obtiene el mismo resultado, pero con electricidad aplicada al ácido desoxirribonucleico (ADN) de los líquidos”. El equipo trabaja con 220 voltios y un motor exterior de 0,75 caballos de fuerza.


Más investigaciones

En la Universidad Técnica de Ambato funciona el Laboratorio de Control y Análisis de Alimentos (Laconal). En esas instalaciones se efectúan estudios físicos, químicos y microbiológicos de los alimentos de consumo masivo.

El Laconal trabaja con la autorización del Organismo de Acreditación Ecuatoriano. Eso le faculta emitir certificados de análisis confiables de alimentos con base en un sistema integral de gestión de calidad.

El laboratorio está autorizado a emitir análisis de harina de pescado, cereales y sus derivados, carne, leche en polvo, bebidas alcohólicas y aguas.


Punto de vista Romel Rivera/ Decano Facultad de Alimentos UTA
‘Necesitamos más laboratorios’

La investigación debería ser la esencia de las universidades. La Facultad de Alimentos ha expuesto sus proyectos a escala nacional e internacional. Esto ocurre sin el apoyo de los organismos gubernamentales para la implementación de laboratorios.

Requerimos el apoyo más decidido de los ministerios. Eso nos permitirá, en nuestro caso, cubrir las deficiencias en lo que consumimos los ambateños.

Tenemos proyectos de vinculación con la sociedad. Eso nos permite visibilizarnos de mejor forma. Además, ponemos en práctica la transferencia tecnológica. Es una especie de rendición de cuentas, pues acudimos donde somos requerimos.

Lo que falta también es la difusión de nuestras investigaciones y sus aplicaciones prácticas.

Ahora estamos en la capacidad de producir alimentos más sanos a menor costo y con mayor efectividad. En esta facultad se cuenta con la Unidad Operativa de Investigaciones en Tecnología de Alimentos. Un organismo capaz de asesorar a escala nacional.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)