31 de May de 2010 00:00

30 sensores electrónicos monitorean al Tungurahua

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Ecuador

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En una pequeña habitación de la estación Guadalupe, a 5 kilómetros del centro de Baños, los técnicos del Instituto Geofísico vigilan al Tungurahua en seis monitores.

Las pantallas planas, colocadas a un costado de la oficina, reflejan la información de 30 sensores instalados en todo el volcán. El más cercano al cráter está en la base Retuv.

“Tenemos, por ejemplo, estaciones para vigilar hasta la más baja actividad volcánica y otros que incluso detectan la presencia de lahares”, explica Benjamín Bernard, el vulcanólogo alemán que hace un año monitorea al Tungurahua.

La noche del sábado, él y dos técnicos revisaron los últimos datos. Allí se detectó que la vibración más fuerte en el Tungurahua ocurrió el viernes en la mañana, luego de que se reiniciara la erupción.

Con Bernard trabaja el quiteño Andrés Ojeda, técnico en sismología. Lleva cinco años en el lugar y dice que hasta el momento la columna más grande de ceniza que se ha registrado es de 3 kilómetros, la misma mañana del viernes.

En la oficina que opera el equipo de Bernard, el sonido de teléfonos y motorolas es permanente. Estas son otras vías que socorristas, voluntarios de los pueblos y técnicos del Instituto Geofísico tienen para informar si se presenta actividad o si ve material volcánico.

Desde Cusúa, población de 30 familias ubicada en las faldas del volcán, se informa que la gente está fuera de peligro, porque dejaron sus casas y se trasladaron a La Paz, un reasentamiento permanente, en Pelileo (Tungurahua).

Notificaciones como estas son permanentes y se incrementan cuando la actividad eruptiva aumenta. “Aquí estamos las 24 horas en turnos diferentes. Nunca dejamos el lugar”, dice Bernard, mientras toma datos de las comunidades.

Desde esta central se envía la información a la oficina matriz del Instituto Geofísico, que se halla en Quito. Ahí, los técnicos cruzan estos datos con los detalles que obtienen también de sus sismógrafos y luego envían la información a los Comités de Operaciones de Emergencia. Luego, estos datos son subidos a la página web de esta entidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)