1 de julio de 2014 19:56

Los jóvenes, principales víctimas de accidentes de tránsito

EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 4
Indiferente 8
Sorprendido 1
Contento 0
Washington Paspuel.  Redactor 
(I)

El cinturón de seguridad salvó su vida. Emmanuel M. conducía solo, un sábado por la madrugada, por un tramo de la vía a Samborondón, norte de Guayaquil, cuando chocó súbitamente contra otro vehículo.

El hecho sucedió hace cuatro semanas. En el impacto, sus hombros y cuello se lesionaron debido al halón causado por el cinturón de seguridad. “Si no lo hubiese utilizado, posiblemente habría muerto”.

El universitario, de 24 años, permaneció 10 días en terapia y ahora continúa bajo obser­vación médica. También padece una contractura en el hombro. “Todavía me duele cuando me levanto abruptamente”.

Los accidentes de tránsito dejaron 12 239 personas lesionadas en todo el país, entre enero y mayo de este año, según la Agencia Nacional de Tránsito.

Aunque la entidad no precisa cuántos jóvenes resultaron heridos en las vías, la Comisión de Tránsito del Ecuador (que cubre cuatro provincias de la Costa más Azuay) contabilizó 425 adolescentes de entre 13 y 17 años lesionados en el 2012.
El número de jóvenes heridos se cuadruplicó conforme subió su edad: 1 894 entre los 18 y 30 años en el mismo año.

En ese grupo se encuentra Emmanuel, cuyo padre es medico traumatólogo. Por ello, uno de los consejos que recibió, cuando aprendió a conducir a los 18 años, fue que siempre usara el cinturón de seguridad. “Es lo que primero que hago apenas me subo al carro”.

Horas antes del accidente dejó a su novia en la casa. Piensa que si hubiera estado acompañado por ella, el resultado del accidente habría sido peor, porque tendría que visitarla en los centros de salud y apoyarla emocionalmente.

En los hospitales, un gran porcentaje de las víctimas de accidentes de tránsito que reciben terapia física y psicológica son jóvenes. En el Área de Fisiatría del Hospital Abel Gilbert de Guayaquil, el más concurrido de la Costa, se trata actualmente a unos 250 jóvenes por lesiones que van desde fracturas hasta amputaciones.

“La mayor preocupación entre los jóvenes es terminar con una limitación que les impida ser independientes. Si la terapia física no está acompañada por el apoyo psicológico, muchos se vuelven agresivos o se deprimen”, menciona María de Lourdes Bermúdez, fisioterapeuta de ese centro.

La especialista recuerda el caso de un muchacho que perdió los brazos en un accidente. En esas situaciones es necesaria, además de la terapia, la asistencia familiar.

Los accidentes viales son la causa del 4,7% de las incapacidades físicas, según el Consejo Nacional de Discapacidades (Conadis). Hasta el 2013, unas 14 257 personas registradas en el organismo padecían incapacidad por siniestros viales.

accidentado captura del video

Carlos J., un oficinista guayaquileño de 23 años, se salvó de integrar las estadísticas del Conadis. En marzo pasado su vehículo, un todoterreno, derrapó en un tramo de la vía a la Costa y se estrelló contra el parterre. Aquel día había llovido y retornaba a Guayaquil acompañado de un amigo.

“Si no frenaba a tiempo me iba contra un camión que estaba delante”. El choque le causó fractura de la cadera y luxación del hombro izquierdo. Tras la operación en una clínica de la ciudad, ahora recibe fisioterapia en un hospital privado.

Él pensó que no podría volver a caminar, pero con la terapia física se ha mejorando. Mientras en un hospital público la fisioterapia es gratuita, en un centro privado el costo de cada sesión puede promediar los USD 25.

El tiempo que la víctima de un accidente vial requiere para recuperarse depende de la gravedad de sus lesiones. Las más leves, como las luxaciones y los dolores agudos, requieren no menos de cuatro meses de rehabilitación. Si se trata de curar fracturas, daño medular o parálisis, el tratamiento puede alargarse hasta un año.

En víctimas jóvenes, el acompañamiento de la familia es una prioridad dentro de la terapia de recuperación, refiere Germán Avilés, terapeuta familiar de un centro privado. “Mientras más joven es el paciente, se requiere de mayor ayuda, porque son más proclives a la depresión. La situación se agrava cuando el adolescente debe enfrentarse a la amputación de sus miembros”, cuenta.

La Organización Mundial de la Salud estima que los traumatismos causados por accidentes viales causan la muerte de 700 jóvenes cada día en todo el mundo. En su informe del 2013, el organismo agrega que las lesiones por los siniestros viales son la principal causa de muerte entre jóvenes de 15 a 29 años en el mundo.

Emmanuel volvió a clases luego de recuperase de sus lesiones. También retomó su trabajo como ‘free lance’ en una oficina de arquitectura. Aún siente dolor en su hombro, pero eso no lo ha alejado de practicar el fútbol, una de sus aficiones. Ayer, por la mañana, tomó su vehículo para dirigirse al trabajo. Dice que ahora conduce con más precaución. No quiere vivir otro accidente como el de hace cuatro semanas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)