18 de noviembre de 2017 00:00

Ecuador sin embajador en Washington, a días de que expire el SGP

El 27 de julio de 2017, un grupo de países beneficiarios el SGP se reunieron en la Embajada ecuatoriana en Washington. Foto: Twitter @EmbajadaEcuUsa

El 27 de julio de 2017, un grupo de países beneficiarios el SGP se reunieron en la Embajada ecuatoriana en Washington. Foto: Twitter @EmbajadaEcuUsa

valore
Descrición
Indignado 29
Triste 3
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 2
Adriana Noboa
y Carolina Enríquez (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Embajada ecuatoriana en Washington cumplió tres meses sin un titular. Precisamente, a puertas de que expire -el 31 de diciembre de 2017- el Sistema General de Preferencias Arancelarias (SGP), que mantiene EE.UU. con más de 120 países.

El pasado 17 de agosto, el presidente Lenín Moreno agradeció los servicios del embajador Francisco Borja. En ese entonces, el Ejecutivo aún esperaba una respuesta del Gobierno estadounidense sobre la postulación para el cargo del exsecretario Jurídico, Alexis Mera.

El puesto sigue vacante y se desconoce quiénes son los candidatos para ocuparlo. Antes de partir a Europa, el 7 de noviembre, la canciller María Fernanda Espinosa repitió que “la decisión final la tendrá que tomar el Presidente”. Insistió otra vez en que está presentándole opciones, pero no solo para Washington sino para otros países donde los embajadores cumplieron con su tiempo.

De momento, en la sede diplomática trabajan 15 personas, según el distributivo de personal de la Cancillería. Y el ministro Andrés Montalvo, subjefe de misión, está a cargo.

No obstante, en diplomacia la interacción siempre se lleva a cabo entre funcionarios del mismo nivel. El Embajador es el representante personal del Jefe de Estado, por lo que tiene acceso a los altos niveles de autoridades del Ejecutivo y Legislativo, como el Secretario de Estado de EE.UU. Este acceso, por ejemplo, no lo tiene un agregado de Negocios.

A esto se suma que la sede de la Embajada sufrió un incendio el 27 de septiembre, por lo que la oficina tuvo que trasladarse “a un local temporal, que presenta restricciones de espacio y, por su ubicación, no es permitido recibir la afluencia de personas”, informa el mensaje en la línea telefónica de la sede.

Esta incertidumbre política, sobre la designación del nuevo Embajador, genera preocupación entre los exportadores, precisamente porque en poco más de un mes vencerá el SGP.
Ese mecanismo permite que unos 300 productos ecuatorianos ingresen sin aranceles al mercado estadounidense.

El Gobierno ha realizado una serie de gestiones, con el fin de lograr su ampliación; entre ellas, reuniones con la Cámara de Comercio, los integrantes del Consejo de las Américas, la Oficina de Comercio para el Hemisferio Occidental, el Departamento de Estado, comités de la Cámara de Representantes del Congreso e integrantes de fondos financieros.

Estas reuniones se llevaron a cabo durante la gira del ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, en septiembre.

Los empresarios consideran importante la presencia de un delegado diplomático. Y, ante la ausencia de una contraparte fuerte del Estado, el mismo ministro Campana encabezó el ‘lobby’ político con su viaje.

Según la Federación Ecuatoriana de Exportadores, en los tres primeros años sin el mecanismo se prevé una reducción de las exportaciones a los EE.UU. de USD 269 millones.

El SGP se concede en bloque. Si EE.UU. amplía el beneficio lo hace a todos o a ninguno. Por eso existe un frente de delegaciones oficiales de los países beneficiarios.

Los exportadores aseguran que, por ahora, no hay mayor información sobre la extensión de la medida o algún mecanismo de compensación. Pero les preocupa que el Ejecutivo de EE.UU. tiene la potestad de excluir a cualquier país si no cumple los criterios de elegibilidad establecidos.

La inquietud se debe a que existe un expediente abierto para Ecuador, para analizar si cumple o no dichos criterios, explicó Daniel Legarda, titular de Fedexpor. Ahí constan dos laudos del país con empresas estadounidenses, como Chevron y una farmacéutica.

En octubre, el embajador de Estados Unidos acreditado en Ecuador, Todd Chap­man, reconoció a EL COMERCIO que “hay barreras, hay cosas que necesitan ser resueltas, antes de avanzar”.


‘Un embajador es fundamental’

Luis Gallegos Chiriboga
Exembajador en Washington

La relación bilateral la manejan los embajadores designados por cada país. En relaciones diplomáticas, el rango superior es ese. El encargado de Negocios, aunque está haciendo un excelente trabajo y puede hacer gestiones fundamentales, no tiene el mismo nivel de interlocución con las autoridades, al cual puede llegar el Embajador.

Por esa razón, es importante que haya un Embajador en Wa­shington, para que proteja los intereses de Ecuador y del millón y medio de migrantes. Por ejemplo, la extensión del SGP es fundamental; por lo tanto, hay que hacer una gestión para buscar a los representantes en el Congreso y el Ejecutivo y mostrarles la posición del país respecto de los laudos pendientes con empresas de EE.UU.

Si no se aprueba el SGP para Ecuador, el mensaje que se mandaría al mundo económico sería bastante complejo. Un embajador, aunque lo propongan mañana, no llegará a Washington en tan corto tiempo. La aprobación de la candidatura suele tomar unos 30 días.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (5)