30 de mayo de 2014 20:34

Los personajes alrededor de la dolarización de Jamil Mahuad

El expresidente Jamil Mahuad sentenciado a 12 años de prisión. Foto: EL COMERCIO
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 123
Triste 17
Indiferente 10
Sorprendido 42
Contento 1
Redacción Política

Junto a la firma de la Paz con el Perú en 1998 y el congelamiento bancario de 1999, la instauración del dólar como moneda de circulación fue la tercera acción más importante del gobierno de Jamil Mahuad.

La medida fue adoptada el 10 de enero del 2000 por el Banco Central, luego de una intensa presión política del entonces presidente Mahuad y una profunda crisis de la economía y del sistema financiero.

Para diciembre de 1999, un dólar llegó a cotizarse en 18 920 sucres, acompañado de una galopante inflación.

Acosado por un escenario económico y social adverso, Mahuad resolvió dolarizar al Ecuador. Para ello, fue clave la participación del Banco Central, así como otras autoridades de la esfera económica de la nación.

Finalmente, para aplicar el nuevo modelo, se fijó en 25 000 sucres la cotización de cada dólar estadounidense.

A continuación presentamos a los principales personajes de la época quienes, de una u otra forma, fueron claves en esta resolución.

GABINETE

Alfredo Arízaga, ministro de Finanzas. Fue posesionado en el cargo en septiembre de 1999, en sustitución de Ana Lucía Armijos, quien había sido designada como embajadora en España. Para entonces, este economista tenía 38 años de edad con un postgrado en macroeconomía. Estaba afiliado a la Democracia Popular (DP) y tuvo vínculos con el grupo bancario La Previsora, según un reporte periodístico de la época de diario Hoy. A su cargo estuvo la operatividad de la dolarización.

Juan Falconí Puig, ‘súperministro’ de la Producción. Llegó al gabinete de Mahuad en octubre de 1999, cuando la crisis se había desencadenado. Antes ya había sido ministro de Industrias del gobierno de Rodrigo Borja Cevallos. El objetivo de su nombramiento era darle fluidez a las relaciones con los sectores productivos de la Costa. Fue designado superintendente de Bancos en abril del 2000, por iniciativa del expresidente Gustavo Noboa. Actualmente es embajador en Londres del presidente Rafael Correa.

Carlos Larreátegui, ‘súperministro’ de Desarrollo Humano. En agosto de 1999, fue nombrado como el jefe del frente social del Gobierno, para dar impulso a las políticas del área en medio de la crisis económica. Adicionalmente, Mahuad lo designó como vocero de su Gobierno, para que articulase las políticas del Gobierno y mantuviera contacto directo con los medios de información. Larreátegui había sido secretario de la Administración Pública en el gobierno de Sixto Durán Ballén y presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados.

BANCO CENTRAL

Pablo Better, presidente del Directorio del Banco Central Llegó al entonces organismo emisor en junio de 1999 por decisión de la Legislatura, como parte de las acciones del gobierno de Mahuad para hacer frente a la crisis financiera. A sus manos llegó el proyecto de Carondelet para dolarizar la economía. Sin embargo, no estuvo convencido y no lo apoyó. La tarde del 10 de enero del 2000, cuando el Banco Central aprobó la medida, instaló la sesión, pero se retiró y remitió su renuncia al Congreso Nacional.
Better había ocupado cargos como el Ministerio de Finanzas en la administración de Rodrigo Borja.

Virginia Fierro y Patricio Proaño, exvocales del Banco Central Para la época, ambos miembros del organismo se desempeñaban como gerente y subgerente, respectivamente. En el caso de Virginia Fierro, el 7 de enero había expresado su rechazo a la propuesta gubernamental de introducir al dólar como moneda nacional. Señaló que no era factible la medida por la intensa inestabilidad que vivía el Ecuador. Patricio Proaño, entonces subgerente, tampoco estuvo de acuerdo con la medida. Ambos integrantes dimitieron a sus cargos y no votaron a favor de la medida.

Modesto Correa, integrante del Banco Central El entonces presidente subrogante del Directorio del Banco Central tomó las riendas de la sesión en que se aprobó la dolarización, tras la renuncia de las otras autoridades. Modesto Correa había sido el único miembro del organismo que no renunció a sus funciones después de que en marzo de 1999 se decretara el feriado bancario. En esa reunión, antes de aprobar el nuevo sistema monetario, la institución también nombró a Miguel Dávila como su gerente. Antes de esa designación, Dávila había sido administrador temporal del banco Popular.

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS

Jorge Guzmán, superintendente de Bancos
Jurista de profesión y relacionado al sistema financiero, llegó a la Superintendencia de Bancos en junio de 1999, por designación del Congreso Nacional, tras el congelamiento bancario. Antes de ese cargo, había trabajado con el banco del Pacífico. También ocupó la vicepresidencia ejecutiva de la Asociación de Bancos Privados y presidió el Comité de Derecho Bancario.

AGENCIA DE GARANTÍA DE DEPÓSITOS

Walter Valarezo, gerente de la AGD
Fugaz fue su paso por la Agencia de Garantía de Depósitos, creada antes de la crisis financiera de 1999. Llegó al cargo en vísperas de que se decretara la dolarización. Específicamente el 20 de diciembre de 1999 y renunció a sus funciones en marzo del año siguiente. Antes de asumir la titularidad de esa institución, había sido asesor de su antecesor, Bruno Leone. Colaboró con él durante la elaboración del plan de venta de activos para pagar a los clientes de la banca cerrada, según un reporte de diario Hoy.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)