23 de agosto de 2014 00:05

El ecodiseño en Ambato está en la Pájara Pinta

La madera reciclada es uno de los materiales más usados en el local.

La madera reciclada es uno de los materiales más usados en el local.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 18
Contento 0
Redacción Sierra Centro  (I)

Anita y Alejandra Gómez convierten en artesanías los objetos que para muchas personas ya no tienen utilidad.

Hace más de un año, las hermanas crearon un negocio familiar que, de paso, ayuda a otros artesanos a comercializar sus productos. El local se llama La Pájara Pinta. Allí ofrecen objetos de MDF, tela, papel, vidrio, latón, flores naturales...

En el almacén se encuentra de todo. Si lo que busca es un regalo, las opciones son variadas. Por ejemplo, se comercializan estuches de fibra de plátano, abacá y toquilla.

Pero y de la mano de las tendencias, ahora desarrollan el ecodiseño. Anita Gómez cuenta que la idea es utilizar materiales reciclados. Para eso se recogen los pedazos de madera, sobrantes de muebles, botellas de plástico, rollos de papel higiénico, tornillos, cables...

Pero también se usan tubos adquiridos en los almacenes especializados. Estos se aprovechan para completar adornos como bicicletas, coches, portamaceteros, candelabros y otros parecidos.

Una de las características de los objetos que se manufacturan en el taller es que todas las cosas son útiles. De acuerdo con el diseñador de interiores Carlos Trejo, el objetivo del ecodiseño es doble.

“Se trata de reducir el impacto ambiental del producto durante su ciclo de vida, asegurando a su vez la obtención de un beneficio para los actores involucrados y el usuario final”, acota el especialista.

Por esa razón, las artesanas cuentan que ahora trabajan con materiales ecológicos; las pinturas y las lacas no son tóxicas.

Ellas empezaron con cajitas de madera, portarretratos, los repujados que implican elaborar un dibujo en alto relieve sobre una lámina de metal...

Mariano Silva ama el trabajo de repujado. En el único lugar que he encontrado estas obras es en el local, cuenta emocionado. El arquitecto de profesión sabe lo complicado que es relievar figuras en metal y por eso mismo acepta el precio que tienen los objetos. Gómez explica que para desarrollar esa técnica en un objeto se tarda alrededor de dos horas.

Antes el local se llamaba Maki Kunpa, que en español significa ‘mano amiga’. Ahora, la denominación cambió, ya que se convirtió en una consultora que sirve de apoyo para otros artesanos de la provincia.

Otra de sus ventajas es el apoyo que se da a las microempresas, asociaciones rurales e indígenas, artesanos y emprendedores ecuatorianos para comercializar sus productos. Y hacerlo bajo principios de comercio y precios justos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)