5 de agosto de 2015 11:06

Los divorciados 'no están excomulgados', dice el papa Francisco

El papa Francisco en la audiencia general de hoy, 5 de agosto de 2015. Foto: Filippo Monteforte / AFP

El papa Francisco en la audiencia general de hoy, 5 de agosto de 2015. Foto: Filippo Monteforte / AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 3
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 60
Agencia EFE

Los divorciados "no están excomulgados y no deben ser tratados como tales", sino que "forman parte de la Iglesia", fue el mensaje defendido hoy, 5 de agosto de 2015, por el papa Francisco de cara al Sínodo de la Familia, que se celebrará en octubre de 2015.

"Hoy nos referimos a la situación de aquellos que, tras la ruptura de su vínculo matrimonial, han establecido una nueva convivencia. (...) Estas personas no están excomulgadas como algunos piensan, ellas forman parte de la Iglesia", dijo el pontífice.

Directo y claro fue el mensaje lanzado por el Papa durante la audiencia general celebrada en el Aula Pablo VI del Vaticano, y no en la Plaza de San Pedro como es habitual, debido a las altas temperaturas veraniegas.

La de este miércoles era la primera audiencia general del Pontífice tras la corta pausa estival de la que ha disfrutado en julio y con la que se ha recuperado de su intenso viaje a Ecuador, Bolivia y Paraguay.

Desde el inicio de su pontificado en marzo de 2013, el papa Francisco ha insistido en la misericordia y su convicción de que "la Iglesia es la casa paterna en la que hay espacio para todos". También para los divorciados, como ha remarcado hoy.

No es la primera vez que Jorge Bergoglio se refiere a esta cuestión pues el pasado junio ya dijo que en algunos casos la separación "puede incluso ser moralmente necesaria cuando se intenta proteger al cónyuge más débil o a los hijos de las heridas causadas por la prepotencia, la violencia, la humillación, la extrañeza y la indiferencia".

Sin embargo, nunca antes se había referido públicamente y con tanta claridad a la situación en que se encuentran esas personas con respecto a la Iglesia.

Precisamente este será uno de los temas que debatirá el Sínodo de la Familia del próximo octubre, según explicó el Vaticano en el documento presentado en junio.

El hecho de que los divorciados puedan comulgar es uno de los temas más polémicos en el seno de la Iglesia Católica, pues la doctrina cristiana defiende que el sacramento del matrimonio es una "alianza por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida".

Así lo ha recordado el propio papa Francisco en su discurso: "La Iglesia sabe bien que situaciones como ésta contradicen el sacramento cristiano".

Pero acto seguido ha matizado que, "con corazón de madre (la Iglesia) busca el bien y la salvación de todos, sin excluir a nadie. Animada por el Espíritu Santo y por amor a la verdad, siente el deber de discernir bien las situaciones, diferenciando entre quienes han sufrido la separación y quienes la han provocado".

"Cómo podemos recomendar a estos padres que hagan todo lo posible para educar a sus hijos en la fe cristiana si les alejamos de la vida de la comunidad, como si fueran excomulgados?", preguntó.

A juicio del pontífice, la comunidad cristiana debe hacer alarde de una "fraterna y atenta acogida" y "animarlos a vivir cada vez más su pertenencia a Cristo y a la Iglesia con la oración, la escucha de la palabra de Dios, la participación en la liturgia, la educación cristiana de los hijos, la caridad, el servicio a los pobres y el compromiso por la justicia y la paz".

De esta forma, agregó, se evitará cierto sufrimiento también a los hijos de divorciados.

"Los más pequeños son los que más sufren (...). No se debe sumar más peso al que estos chicos ya soportan cuando están en esta situación", subrayó.

"Todos pueden formar parte de la comunidad (...). La Iglesia no tiene las puertas cerradas a nadie", quiso dejar claro hoy el papa Francisco.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (27)
No (2)