3 de mayo de 2017 00:00

Se prevé que este mayo del 2017 las lluvias cedan en intensidad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Elena Paucar
y María Victoria Espinosa  
Redactoras (I)

La temperatura en el océano Pacífico tiende a normalizarse y las lluvias empezarán a debilitarse durante los primeros 15 días de mayo. Esa es, en resumen, la proyección que hace el Comité para el Estudio Regional del Fenómeno El Niño (Erfen).

Según ese análisis, que reúne el criterio de varias entidades climatológicas, no se descartan más precipitaciones. Sin embargo, se espera que sean dentro de los valores normales para este mes, que históricamente son bajos.

Mientras se normaliza la época invernal, cuatro cantones de Manabí se inundaron ayer, 2 de mayo de 2017, y hubo otras afectaciones.

Raúl Mejía, coordinador regional del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), explica que estas son características de la transición a la estación seca. Y especifica que la estación se aplacará durante esta semana en la zona de la cuenca baja del Guayas. Para el interior de la Costa se proyecta que esto ocurra a partir de la segunda semana de mayo.

Los expertos han catalogado a este invierno como fuerte, con episodios excepcionales. En Santa Elena, por ejemplo, en febrero se registró un 500% más de precipitaciones de histórico. Y en las estaciones del norte de Guayaquil y de Milagro (Guayas), los promedios superaron a los de 1998.

La intensidad de la estación invernal estuvo marcada por un calentamiento inusual del mar cerca de las costas.
Edwin Pinto, director de oceanografía naval del Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar), recuerda que entre febrero y marzo los valores se ubicaron entre 4 y hasta 5°C por encima de lo normal.

“En este momento todavía tenemos una anomalía de 1°C, aproximadamente, en el centro del Pacífico. Eso es bastante cercano a lo normal”, acotó.

Entre los factores que inciden en la disminución de la temperatura están los vientos alisios provenientes del sur, que a inicios de año sufrieron un debilitamiento. Este sistema también empezó a normalizarse, por lo que el calentamiento empezó a disiparse.

Aunque en el país la estación lluviosa está declinando, los pronósticos internacionales lanzan alertas. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) advierte la formación de un calentamiento atípico en el Pacífico Central, que podría generar un posible evento de El Niño para fines de este 2017. Pinto recalca que son solo probabilidades.

La inundación en Manabí

Chone, Tosagua, San Vicente y Flavio Alfaro, en el norte de la provincia, registraron ayer inundaciones y deslaves. Chone fue uno de los cantones más afectados, pues soportó cuatro horas de intensas lluvias. Eso provocó que las alcantarillas colapsaran en cinco sectores de la urbe. El Municipio evacuó el agua con hidrosuccionadoras.

Según el Comité de Operaciones de Emergencia, se suspendieron las clases en 16 unidades educativas. En unos casos fue porque las escuelas se inundaron y en otros porque el sector estaba cubierto de agua y lodo y no era seguro.

En la zona rural, los cauces de las quebradas se desbordaron y afectaron carreteras y viviendas. Según el Municipio, el informe preliminar arrojó que 30 viviendas fueron afectadas.
El Cuerpo de Bomberos de Chone dijo que las zonas rurales afectadas fueron las parroquias San Antonio y Ricaurte.

Cuatro bomberos y obreros municipales limpiaron la carretera de San Antonio y el paso se habilitó a las 13:30.

En Ricaurte se inundó el sector Colorado. Guillermo Rodríguez, jefe del Cuerpo de Bomberos, indicó que “se limpió el lugar y se retiraron árboles que se habían desprendido en la inundación”.

En el cantón San Vicente se registraron inundaciones en las parroquias San Miguel de Briceño y Salinas. 30 viviendas se anegaron. Los moradores perdieron colchones y electrodomésticos.

La Secretaría de Gestión de Riesgos informó que un grupo técnico hace evaluaciones y entregaron ayuda a los damnificados. En Tosagua, la vía que conecta a ese cantón con la ciudad de Bahía de Caráquez fue afectada por un deslizamiento de tierra, que se registró la madrugada de ayer. El derrumbe se registró en el kilómetro 21.

El jefe de la Sala Situacional del COE, Paul Moreira, afirmó que desde la mañana, un equipo de obreros con maquinaria está limpiando la vía y se tenía previsto que hasta las 18:00 de ayer ya se habilitara esa carretera de la zona rural.

Flavio Alfaro también registró cinco horas de lluvias continuas. Eso hizo que se presentaran deslaves e inundaciones en la zona rural. Unas 15 casas fueron afectadas.

En contexto

El aumento de la temperatura de las aguas superficiales del océano Pacífico, de hasta 5 grados, incidió en la intensidad de las lluvias de la época invernal en la Costa. El fenómeno fue más fuerte desde febrero, cuando afectó a Manabí, Santa Elena y Guayas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)