24 de June de 2009 00:00

Que Dios nos ampare del poder arrogante

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Patricia Velásquez de Mera

Dios nos ampare de los gobernantes arrogantes que hacen del poder su cuartel de ataque a quien no les da la razón, en especial cuando los medios de comunicación investigan las cosas sucias del poder.

Dios ampare al Ecuador del doble discurso y que todos recordemos que somos propietarios de lo que callamos y esclavos de lo que pronunciamos.

Dios nos ampare de la insaciable voracidad de algunos empresarios, pero también nos ampare de periodistas que desatan sus pasiones en columnas que deben ser utilizadas a favor de las mayorías y no contra unos pocos individuos.

Dios nos ampare de los abogados del diablo que utilizan  su licencia legal para apadrinar ilegalidades y de los políticos nefastos de memoria floja que hoy se autodeclaran santos. ¡Que tengamos  la prudencia y la sabiduría de recordar que no hay dedo que tape el sol!

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)