19 de febrero de 2018 21:47

Dimite el funcionario de Macri que ocultó cuenta bancaria en Andorra

Valentín Díaz Gilligan, subsecretario de la Presidencia argentina, acusado de no haber declarado una cuenta con USD 1,2 millones en Andorra, presentó hoy, lunes 19 de febrero de 2018, su renuncia al cargo. Foto: EFE

Valentín Díaz Gilligan, subsecretario de la Presidencia argentina, acusado de no haber declarado una cuenta con USD 1,2 millones en Andorra, presentó hoy, lunes 19 de febrero de 2018, su renuncia al cargo. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Agencia DPA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La revelación periodística acerca de que no había declarado una millonaria cuenta bancaria abierta años atrás en Andorra provocó hoy, lunes 19 de febrero, la renuncia del subsecretario general de Presidencia argentina, Valentín Díaz Gilligan, informaron fuentes oficiales.

Díaz Gilligan presentó su dimisión al presidente argentino, Mauricio Macri, quien al conocerse el caso le había reclamado que brindara explicaciones en la Justicia. “A pesar del respaldo incondicional que sentí por parte de todos los miembros de nuestro Gobierno, no creo necesario continuar aferrado al cargo”, expresó Días Gilligan en la carta de renuncia expuesta a Macri.

El ahora exfuncionario cuestionó que su caso se convirtió en “un debate mediático” sobre “acciones” que había llevado adelante cuando no ocupaba un cargo público. “Las acusaciones que se hicieron en mi contra son falsas y así quedará debidamente comprobado”, sostuvo.

Díaz Gilligan se encontraba en el centro de las críticas desde el jueves último, cuando el diario español El País publicó que había ocultado USD 1,2 millones (unos 980 000 euros) en una cuenta abierta en Andorra a nombre de una sociedad de la que era representante y accionista.

El diario indicó, además, que la cuenta había sido abierta en 2012 cuando Díaz Gilligan era asesor de la Alcaldía de Buenos Aires y estuvo activa al menos hasta diciembre de 2014, momento en el que fue nombrado director general de Turismo de Argentina. “La cuenta estuvo a nombre de la empresa británica de intermediación de jugadores de fútbol ‘Line Action’. El cien por cien de esta firma pertenecía a la mercantil panameña Nashville North Inc”, agregó El País.

Díaz Gilligan reconoció que había sido accionista y director de ‘Line Action’ como un “favor” que le hizo a su “amigo”, el empresario uruguayo del fútbol y de medios de comunicación Francisco Casal.

La primera reacción del Gobierno argentino fue defender a Díaz Gilligan. Así lo hizo su superior en el gabinete, el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, apenas horas después de difundida la nota periodística. El propio Macri había dicho este viernes que Gilligan debía dar explicaciones. Este lunes varios dirigentes aliados al jefe de Estado le exigieron a Díaz Gilligan que se alejara del cargo porque el escándalo que lo tenía como protagonista había alcanzado al Gobierno y lo perjudicaba.

En seguida, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, declaró que el Gobierno no iba a "apañar a nadie". Horas antes de renunciar a su cargo, Díaz Gilligan había presentado este lunes 19 de febrero del 2018 sus explicaciones del caso en la Oficina Anticorrupción (OA), dirigida por la oficialista Laura Alonso.
Mientras eso ocurría, el diputado nacional kirchnerista Rodolfo Tailhade fue a la Justicia para pedir que investigue si el entonces funcionario incurrió en el delito de lavado de activos.

La investigación sobre Gilligan se conoció cinco días después de que la prensa argentina publicara que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, omitió declarar al incorporarse a la función pública su participación en empresas administradoras de fondos radicadas en los llamados paraísos fiscales. "No creo que mi caso sea igual al de él. No creo que tenga que tomar la misma decisión (de renunciar). Es una gran persona y funcionario", dijo Díaz Gilligan acerca de Caputo en declaraciones al canal Todo Noticias.

El uso de empresas registradas en los llamados paraísos fiscales no es ilegal, siempre y cuando el beneficiario lo declare a las autoridades fiscales del país en el que reside.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)