9 de junio de 2014 18:32

Sancionan ley que reserva cuotas para negros en el servicio público brasileño

Encuentro empresarial en Brasilia. La presidenta Dilma Rousseff dijo a los periodistas que los corruptos deben salir de su gobierno. Ueslei Marcelino / REUTERS

. Foto: Archivo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 0
EFE
Brasil

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, sancionó hoy una ley que reserva el 20 % de los empleos en el servicio público a la población afrodescendiente, que representa un poco más de la mitad del país.


La ley, propuesta en noviembre pasado por la propia jefa de Estado, fue aprobada en régimen de urgencia en el Congreso gracias a que tenía el respaldo de todos los partidos políticos.

La norma establece que todos los concursos realizados por el Gobierno federal de Brasil para contratar empleados públicos en los próximos diez años reserven un 20 % de los cupos para los aspirantes que se declaren negros o mulatos en la inscripción, una condición que tendrá que ser probada antes de la contratación.

La ley se extiende a todos los organismos públicos, incluso de la administración indirecta, y a las empresas estatales.

"La sanción de esta ley es una oportunidad para mostrar el respeto y el orgullo que tenemos por la diversidad de la nación", afirmó la mandataria durante la ceremonia de sanción de la ley en el Palacio presidencial de Planalto.

Rousseff aclaró que los empleados públicos seguirán siendo escogidos por "mérito" y que quienes se beneficien de las cuotas tendrán que alcanzar la puntuación exigida en los concursos y otros requisitos.

"El sistema tan sólo altera el orden de clasificación para privilegiar a los candidatos negros", afirmó la presidenta, quien dijo esperar que la iniciativa sirva de ejemplo para que los demás poderes del Estado y los gobiernos regionales y municipales también establezcan cuotas.


"Esta es la segunda ley que tengo el honor de promulgar con acciones afirmativas destinadas a cerrar el foso secular de derechos y oportunidades engendrado por la esclavitud y continuado por el racismo, aún existente entre negros y blancos en nuestro país", aseguró.

Rousseff ya había sancionado una ley que establece cuotas para los negros en las universidades federales.

La ministra de la Secretaría de Políticas de Promoción de la Igualdad Racial de la Presidencia, Luiza Bairros, afirmó que la ley permitirá superar las desigualdades raciales y garantizará la participación de la población negra en empleos más apreciados.

Bairros declaró que, tras la ley que garantizó el acceso de los negros a la universidad pública mediante cuotas, era necesario crear condiciones de acceso a empleos que exigen una mayor calificación.

Según datos oficiales, tan sólo el 30 % de los empleados públicos brasileños es negro o mulato y ese porcentaje cae al 12 % entre los que ganan los mejores salarios.

La mayoría de la población brasileña se declaró afrodescendiente en el Censo de 2010, algo inédito desde que el país comenzó a recoger estadísticas de la población en 1872.

Según el último censo, de los 190,8 millones de brasileños de entonces, un 50,7 % era negro o mulato, un 47,7 % blanco, un 1,1 % amarillo (de origen asiático) y un 0,4 % indio.

Pese a representar cerca de la mitad de la población brasileña, los negros son la gran mayoría entre los más pobres y los menos instruidos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)