22 de julio de 2016 13:18

Derrocamiento de edificios afectados por el terremoto se agilita

Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

En Manta las labores de demolición de edificaciones avanzan con rapidez en la zona delimitada por seguridad. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Washington Paspuel

Tres cartulinas permanecen pegadas en las vallas metálicas que delimitan la denominada zona cero, en la calle Francisco Pacheco, en el centro de Portoviejo (Manabí). Los edificios de ese sector de la capital manabita sufrieron los mayores daños provocados por el terremoto del 16 de abril del 2016.

En los carteles, los comerciantes que administraban negocios dentro de la zona cero escribieron frases exigiendo que se apresuraran la remoción de escombros y demolición de edificaciones colapsadas, para poder volver. “Queremos trabajar, estamos con deudas”, escribieron en uno de los carteles, a pocos metros de donde un grupo de militares hace guardia en el perímetro restringido al paso.

A 200 metros de allí, en las calles Juan Montalvo y 9 de Octubre, maquinaria de la Prefectura de Manabí apresuraba el martes 19 de abril el derrocamiento de un angosto edificio donde funcionaba un negocio de venta de electrodomésticos. Las calles no están cerradas en ese sitio, pero entre los comerciantes de los alrededores ya se siente el malestar. Jimmy Meneses, propietario de un restaurante, mostraba el pasado miércoles 20 de abril su impaciencia. “Están trabajando rápido, pero solo lo hacen de día. El ruido y el polvo que levantan las máquinas no me permiten abrir”.

En la zona cero de Portoviejo, que comprende unas 36 cuadras, se procederá a la demolición de tres edificios, considerados con alto riesgo de colapso, mediante la técnica de implosión. El primero será demolido el 28 de julio. Se trata del viejo centro comercial de la ciudad; el segundo, el Centro Médico Pacífico, el 4 de agosto; y el último, el 11 de agosto, el edificio Álava.

En total, el Municipio de Portoviejo entregó hasta junio pasado 145 órdenes de demolición de edificaciones que presentan daños estructurales severos.

En Manta las labores de demolición de edificaciones avanzan con rapidez en la zona delimitada por seguridad. Allí, en la también denominada zona cero, el paso es más flexible, debido a que gran parte de las edificaciones colapsadas ya fue derrocada. En la avenida 103 y calle 113, una retroexcavadora derribaba el pasado miércoles una edificación de cuatro plantas que no soportó la arremetida del movimiento telúrico.

Casi dos meses después del terremoto, el pasado 9 de junio el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) comunicó que los trabajos de remoción y desalojo de escombros en sectores de Manabí golpeados por el sismo registraban un avance del 79%.

Según la Cartera de Estado, los municipios de los cantones manabitas afectados contabilizaron 3 077 estructuras que debían ser derrocadas hasta esa fecha, entre viviendas y edificaciones. De ellas, 2 293 inmuebles ya habían sido demolidos. Se estimaba que el derrocamiento de los inmuebles generaría un volumen de 1,6 millones de metros cúbicos de escombros, según el MTOP.

Hasta junio pasado, la tarea de demolición estaba a cargo de 435 máquinas y 421 volquetes para el traslado de los escombros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)