00:00

Las cuotas en la 
importación afectaron la oferta de híbridos

Toyota es la marca con mayor penetración en el segmento de vehículos híbridos. Uno de los modelos que oferta en el Ecuador es el Prius C Sport. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Toyota es la marca con mayor penetración en el segmento de vehículos híbridos. Uno de los modelos que oferta en el Ecuador es el Prius C Sport. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 37
Triste 4
Indiferente 2
Sorprendido 10
Contento 2
Mónica Orozco. Coordinadora
morozco@elcomercio.com (I)

El último Óptima Híbrido de Kia disponible en uno de los concesionarios de la marca, en Quito, tiene tres posibles compradores. “El primero que traiga el monto de la entrada se lo lleva”, relata un entusiasmado vendedor del establecimiento.

Hoy en día, conseguir un vehículo híbrido resulta difícil en el mercado ecuatoriano. Pocas marcas ofertan estos autos, que están sujetos a cuotas de importación. El rendimiento de combustible de un híbrido es de 70 km por galón, frente a uno convencional que es de 35 a 50 km por galón.

El mercado de estos vehículos alcanzó su punto máximo de ventas en el 2010 y el país llegó a ser un referente regional en temas de incentivos para la eficiencia energética vehicular.

Los primeros autos híbridos comenzaron a introducirse en el Ecuador en 2005. Tres años después, el Gobierno aprobó la primera norma para incentivar el uso de autos con tecnología eficiente. Esto generó un verdadero ‘boom’ de vehículos híbridos, explica Diego Luna, presidente de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade).

Las ventas se multiplicaron por nueve y pasaron de 510 unidades vendidas en el 2008 a 4 509 en el 2010. Pero después de ese año, el boyante mercado de híbridos no volvería a alcanzar ese nivel por dos causas.

La primera fue la decisión del Gobierno -a mediados del 2010- de ajustar la política de incentivos. El presidente Rafael Correa justificó la medida en que los “sabidos de siempre” estaban importando híbridos de lujo, de alto cilindraje, que no generaban ahorro en el consumo de combustibles. Por ello, resolvió exonerar solo a los autos híbridos económicos (de hasta 2 000 centímetros cúbicos).

El resto paga aranceles que van del 10 al 35%, además del Impuesto al Valor Agregado (12%) y el Impuesto a los Consumos Especiales (del 8 al 12%, según el modelo del vehículo). Esto duplicó el precio de los autos híbridos que quedaron fuera de los incentivos y las ventas cayeron año tras año según las estadísticas de Aeade.

Pero lo que realmente impactó en el mercado fue la decisión de incluir desde el 2012 a este segmento dentro de la política de cuotas. Esto redujo la oferta y hundió las ventas, que se ubicaron en 521 híbridos el 2013.

El número de marcas que importan estos modelos también se redujo. En el 2010, ocho marcas captaban el 99% del mercado de híbridos. Al 2013, el número se redujo a cinco.

Pese a ello, los incentivos gubernamentales, aunque menores que en el pasado, han puesto al país como uno de los países que más promueve el uso de vehículos con tecnología eficientes en la región.

Del total de híbridos vendidos en América Latina por la marca Toyota que vende el 70% de autos híbridos en el mundo, el 65% fue comercializado en Ecuador; el resto fue a mercados de Chile, Argentina y Costa Rica. En Japón , el 50% de autos que se ofertan son híbridos.

Toyota considera que hay demanda, pese a ello, este año, por el tema de cupos, solo colocará unos 300 autos, menos que los 417 que vendió el 2013. 

La demanda de estos vehículos motivó a Hyundai hace tres meses a introducir el modelo Sonata Híbrido. Este año espera vender 300 unidades, comenta José Ávila, gerente de Marketing de la marca.

Las expectativas para los años venideros para este tipo de vehículos y la introducción de nuevas tecnologías como los eléctricos dependerán de los incentivos gubernamentales. En diciembre próximo terminarán las restricciones a la importación de vehículos y el Gobierno debe resolver en próximas semanas si continua con esta política.

Gloria Navas, gerenta comercial de Toyota, considera que tanto los autos híbridos como los eléctricos deberían estar fuera de la política de cuotas para que el país siga con la renovación vehicular (autos ecoeficientes en lugar de altamente contaminantes).

Lo eléctrico, en ‘stand by’
La llegada de los autos eléctricos a Ecuador se daría de la mano del desarrollo de incentivos gubernamentales y capacitación, señalan voceros de marcas consultadas.

Lo que queda claro es que no se trata de un tema de corto plazo. Los desarrollos de las marcas toman años y deben cumplir varios pasos, como pruebas en el mercado, adaptación de la infraestructura pública, entre otros.

Para firmas como Nissan y Renault, el ingreso de autos eléctricos depende de que se cumplan ciertas condiciones como red de abastecimiento eléctrico e incentivos tributarios y arancelarios, entre otros.

Nissan tiene más de 150 000 unidades vendidas en el mundo del modelo eléctrico Leaf, dice Diego Andrade, director comercial de la firma.

Renault ofrece en el mundo cuatro modelos eléctricos. “Se está trabajando en conjunto entre el sector público y el sector privado para crear las condiciones necesarias”, anota Lorena Cornejo, gerenta nacional de Mercadeo de Renault.

Ambas marcas insistieron en que el principal beneficio de estos autos es que no generan emisiones contaminantes. Renault señaló que el reabastecimiento de electricidad de sus autos cuesta un 80% menos frente a uno de combustible.

Toyota dispone de unidades prototipo del Prius Plug In (enchufable), una mezcla entre híbrido y eléctrico. Eso garantiza que el auto nunca se quede parado sin energía. Otra novedad a futuro de la marca Toyota es la tecnología de hidrógeno (agua y energía eléctrica).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (0)