6 de enero de 2016 21:44

Cuenca vive con humor y creatividad el Desfile de Enmascaradas

Las figuras políticas fueron parodiadas en el Desfile de Enmascaradas. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Las figuras políticas fueron parodiadas en el Desfile de Enmascaradas. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 2
Lineida Castillo

La avenida Huayna Cápac se llenó de color, creatividad y alegría la noche de hoy, 6 de enero del 2016, por el Desfile de las Enmascaradas. Esta comparsa se realiza cada año en la capital azuaya, en el sur del Ecuador, por el Día de Inocentes y Reyes Magos. Lo organizan Amistad Club y la Unión de Periodistas del Azuay.

Es una celebración de disfraces. Los participantes vistieron pomposos trajes y viajaron en escenarios creativos de carros alegóricos representando -de forma jocosa y burlesca- a personajes o hechos coyunturales (políticos, sociales, deportivos…) que hicieron historia en una determinada época.

Por ejemplo, la Universidad del Azuay presentó el tema “La inmovilidad en Cuenca” donde aborda el problema del caos vehicular por las obras civiles que se ejecutan por el tranvía. Más de 300 estudiantes y docentes de varias facultades representaron a los agentes civiles, el transporte público, el taxismo, peatones…

En cambio, la Federación de Estudiantes de la Universidad Politécnica Salesiana recreó el tema “Star Wars” y la Escuela de Educación Básica Nova participó con el tema “Cuenca sonríe con sus tradiciones”. Este último centro educativo y la Banda de Música del Municipio de Cuenca abrieron el colorido desfile que reúne a cientos de espectadores.

Son más de 15 grupos participantes en las categorías: comparsas, individual, familiar e institucional. El jurado califica la creatividad, originalidad, vestuario y la dramatización en el escenario del tema propuesto. Por eso, cada grupo da rienda suelta a la imaginación en el vestuario, escenarios, elementos decorativos…

Existieron grupos de 50 y hasta 400 participantes; cada uno contó con payasos que fueron los encargados de controlar el orden y el avance del desfile a lo largo de la avenida Huayna Cápac, entre La República y la avenida 12 de Abril, sector de El Vergel.

A lo largo de ese tramo se ubicaron los espectadores para contagiarse del buen humor, y la mayoría también salió disfrazada de duendes, diablos, monjas, esqueletos… Por ejemplo, la universitaria Germania Oyola, de 22 años, llevaba una máscara de diabla, un overol negro y alas de ángel.

Por la cantidad de comparsas participantes y carros alegóricos el desfile que inició a las 18:30 y concluye cerca de la media noche. Hay premios económicos en las distintas categorías, que van desde USD 400 a 500. También se entrega la Máscara Dorada, como máximo trofeo, a la mejor presentación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)