20 de December de 2009 00:00

Cuatro enfermedades se agravan en diciembre

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sociedad
sociedad@elcomercio.com

El exceso de chocolates, alimentos grasos y bebidas alcohólicas puede dejar más de una secuela en las  fiestas de Navidad y  de  Fin de Año. Las personas que más riesgos representan son aquellas que padecen enfermedades como diabetes, hipertensión (en este grupo están quienes tienen colesterol y triglicéridos altos), obesidad y gastritis.

Mario Acosta, médico que en el Hospital  Pediátrico Baca Ortiz, de Quito, trata a niños con diabetes, señala que los infantes con este cuadro  no deben cohibirse de dulces. Pero aclara que los caramelos, chocolates, chupetes… deben ser exclusivamente   dietéticos. “Con esto no pasa nada, pero siempre debe haber un control médico estricto. Una cosa bastante importante es que en estas fechas la gente no descuide   los tratamientos que regularmente se aplica”.

La diabetes es un trastorno del metabolismo caracterizado por niveles  no controlados  de glucosa en la sangre. Lo normal es de 70 a 100 en ayunas y entre 70 y 140 después de comer. En personas con diabetes pueden bajar hasta 60 o dispararse a 150.

Para que eso no ocurra  -dice Acosta- es bueno que en los adultos también   se controle el consumo de bebidas. “Nunca tome alcohol en ayunas.  Hay que dejar en claro que es recomendable solamente una copa, pero después de comer algo. Caso contrario la bebida disminuye  el azúcar en el hígado y puede presentarse hipoglicemia, es decir, baja considerable de la glucosa”.

Si prefiere  vinos, el médico recomienda aquellos que no sean dulces, porque también  favorecen al aumento de azúcares. Cuando aquello  ocurre hay el riesgo de  que la persona   presente hipotermia o deshidratación.

En el momento de comer -según Acosta-  es perjudicial que una persona  con diabetes   espere desde  el almuerzo  hasta  la cena (23:00  ó     24:00).  “Es muy importante  que  a las 20:00 se coma un  sándwich, por  ejemplo”. Porque si se  inyecta insulina  y no hay  nada  en el organismo, la glucosa  bajará y pueden   presentarse mareos, sudor, dolores de cabeza, irritabilidad o desmayos.

Según el médico, lo importante en esta fechas también es   ejercitar el cuerpo (caminatas, trotes, gimnasia...) por lo menos media hora en la mañana. Estas actividades ayudarán  a quemar las grasas que se acumulan durante las cenas.

Lea mañana un informe completo en la edición impresa de EL COMERCIO, sección Sociedad

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)