18 de mayo de 2017 00:00

Cruce de críticas por el colector que originó la inundación en la Plataforma Financiera

Ayer, la empresa Agua de Quito colocó rejillas especiales en las alcantarillas cerca de la Plataforma Financiera. Foto: Eduardo Terán/EL COMERCIO

Ayer, 17 de mayo de 2017, la empresa Agua de Quito colocó rejillas especiales en las alcantarillas cerca de la Plataforma Financiera. Foto: Eduardo Terán/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 92
Triste 3
Indiferente 5
Sorprendido 2
Contento 8
Redacción Quito

La anterior administración municipal es el nuevo actor en el cruce de acusaciones sobre la responsabilidad en el colapso del colector que originó la inundación en la Plataforma Financiera y sus calles aledañas, en Iñaquito, norte de Quito.

El alcalde Mauricio Rodas dijo que la Ordenanza de la obra y los planos constructivos se aprobaron en la administración del exalcalde Augusto Barrera. Lo dijo en referencia a las declaraciones del presidente Rafael Correa, quien antes de viajar a Argentina dijo que el colapso del colector se dio con planos de l Municipio. “Modificamos el colector, pero con el diseño de la empresa Municipal”, explicó Correa.

Ante eso, Rodas dijo que el proyecto de la Plataforma Gubernamental fue aprobado durante la administración de Barrera. “La aprobación se dio en la anterior administración municipal. Como parte del proyecto, el constructor de la Plataforma Gubernamental debía construir un desvío al colector que existía en ese lugar, porque tenía que incrementarse la capacidad del drenaje . Y esa obra, el desvío del colector hecho por el constructor todavía no ha sido entregada a la Empresa de Agua potable”, dijo.

Una inspección de la Epmaps, informó el alcalde, determinó que la acumulación de agua se debió al taponamiento de los sumideros del desvío de colector. “Esa obra, ejecutada por la empresa constructora de la Plataforma Gubernamental, estaba tapada con material de construcción y escombros que impidieron que el agua lluvia fluyera con normalidad”, dijo.

Sobre este tema, Barrera tiene una visión diferente. “Cuando la construcción que se va a realizar tiene una magnitud de otras características y se necesita una intervención urbanística, se aprueba en el Concejo. Eso no excluye de ninguna manera los pasos subsiguientes que son la aprobación y el control de los planos. Ya han pasado tres años cuando yo terminé mi administración, todo ese proceso de adaptación de planos a la obra constructiva le corresponde a la administración actual”.

Tanto el Municipio como el Gobierno central reconocen que el problema de las inundaciones fue por el colector. En lo que no concuerdan es quién era el responsable de realizar los trabajos para evitar lo ocurrido el lunes 15 de mayo de 2017.

Partida presupuestaria
La tarde del martes 16, el Presidente de la República dijo que la construcción del colector siguió los parámetros técnicos de la Epmaps. Sin embargo, añadió que el Gobierno Central buscará una partida presupuestaria para cubrir los USD 800 000 que se requieren para sanear los “inconvenientes” que se registraron en la Plataforma.

Esto incluye la construcción de un nuevo colector en las calles Villalengua y Ayora, en Iñaquito. Este Diario buscó la versión del Servicio de Contratación de Obras (Secob) para saber de dónde saldrá el dinero para cubrir esos trabajos y si, esas adecuaciones, no deberían correr por cuenta de la Contratista China CAMC Engineering.

Sin embargo, se informó que tras la publicación de su comunicado y las declaraciones del Presidente no se toparía más el asunto hasta la inauguración de esta infraestructura, prevista para el lunes 22 de mayo.

Sobre este tema, Barrera señaló que si bien no conoce los detalles del proceso, lo que sí puede manifestar es que, en el caso de que una obra genere una afectación, la responsabilidad de ese gasto debería asumirla la contratista. “En nuestra administración lo que hicimos con los centros comerciales es que todos los efectos, las externalidades negativas que puede tener la ciudad en movilidad o de infraestructura deben ser asumidas por quien construye. No puede la ciudad cargar ese pasivo”, dijo.

Las obras para el colector, según Correa, durarán 90 días. Mientras tanto, el Municipio de Quito señaló que hay personal técnico y operativo de la Epmaps que permanece alerta para atender cualquier eventualidad. La Contraloría, por su parte, lleva una auditoría ambiental desde el pasado 7 de mayo para evaluar el proceso ambiental de la obra.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (32)