3 de May de 2015 19:44

La Costa ecuatoriana se enfrenta esta semana a los aguajes

La vía a la Costa, en el sector de Punta Carnero, estuvo cerrada el sábado y este domingo (3 de mayo del 2015) por algunas horas, por la basura que llegó. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

La vía a la Costa, en el sector de Punta Carnero, estuvo cerrada el sábado y este domingo (3 de mayo del 2015) por algunas horas, por la basura que llegó. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Alexander García y
Marcel Bonilla

La Costa ecuatoriana comienza esta semana un período de aguajes, luego de haber soportado los embates de los oleajes que dejaron daños en las provincias de Santa Elena, Esmeraldas, Galápagos y El Oro.

El Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar) pronostica para este lunes (4 de mayo del 2015) las mayores marejadas en las costas de la península de Santa Elena, con olas de hasta 1,7 metros, y en la región Insular, de hasta 2,2 metros.

El período de oleaje, que culmina hoy, tuvo su pico más alto el sábado y afectó la infraestructura de las provincias de Santa Elena y Galápagos, sobre todo San Cristóbal. La situación se repitió ayer (domingo, 3 de mayo) cuando las principales playas de Guayas y Santa Elena amanecieron con bandera roja y la prohibición de internarse en el mar.

La marea volvió a traspasar la carretera la mañana de ayer en un tramo de tres kilómetros entre Punta Carnero y Anconcito. Las piedras de la escollera que protege la vía terminaron en medio de la carpeta asfáltica, llena de arena, palizada y lodo.

“A primera hora se coordinó la limpieza con personal y maquinaria del Municipio de Salinas”, informó Enrique Ponce, coordinador Zonal 5 de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR). “Grandes rocas han sido arrastradas, habrá que reconstituir la escollera. Una vez que salgamos de este período de oleaje extraordinario se podrá hacer una evaluación más completa”.

Vía la costa en el sector Punta Carnero en el muelle de ecuasal  el oleaje afectó el lugar, personal municipal realizando las tareas de limpieza  GDA/  Mario Faustos /El Comercio/Ecuador

En los balnearios de Montañita y Salinas, en Santa Elena, y Villamil Playas, en Guayas, las banderolas rojas advertían sobre el peligro de ingresar al mar. El espectáculo del oleaje, que en sitios como Salinas anegó la calle aledaña al Malecón, se convirtió en un atractivo.

En General Villamil y Playa Varadero, los turistas optaron por bañarse en pequeñas lagunas que las olas formaron en la arena, en la zona de parasoles.

En Montañita, dos bañistas desobedecieron ayer la prohibición de ingresar al mar y estuvieron a punto de ahogarse, informó el servicio de emergencias ECU911 Samborondón. Bomberos de Manglaralto tuvieron que rescatar a los turistas.

En San Cristóbal (Galápagos), la fuerza de las olas hundió el sábado una lancha anclada frente al barrio San Francisco. El fenómeno levantó los adoquines y tumbó los barandales del malecón de la ciudad, dejando las calles aledañas anegadas, llenas de lodo y grandes pedazos de tierra.

En la provincia del El Oro, las playas y puertos mantuvieron ayer la alerta amarilla de precaución. La situación climática se complicó, porque un fuerte aguacero -que se prolongó por cerca de 12 horas hasta la mañana de ayer- provocó cortes de energía, las calles se anegaron y las casas quedaron inundadas. 

La intensa lluvia, sumada al oleaje, colapsó el sistema de alcantarillado. Una casa, situada en uno de los márgenes del Canal El Macho fue afectada. El malecón de Puerto Bolívar, que también aguantó el fuerte oleaje, igual quedó inundado.

En otro punto de la Costa, Esmeraldas, los oleajes -que comenzaron el 1 de mayo- produjeron daños en la parroquia San Francisco del Cabo, del cantón Muisne. En ese lugar se reportó la evacuación de 10 familias que permanecen en casas acogientes. 

Las viviendas fueron afectadas en un 40% por los golpes de las olas. El agua entró hasta el centro del poblado y produjo inundaciones en otras 20 casas.

Esta zona es considerada de alto riesgo por la ubicación, pues las casas están al filo de playa y son de madera y caña guadúa, según la SNGR.

Betto Estupiñán, técnico responsable de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos en Esmeraldas, dijo que se monitorearon las playas de Mompiche, Portete, Muisne, Tonchigüe, Same, Súa, Atacames, Tonsupa y Las Peñas. En ellas no se presentaron daños. Según el balance, los oleajes que llegaron a estas playas fueron de mediana intensidad.

Mientras que los habitantes de Canchimalero, El Bajito y Pampanal de Bolívar, del cantón Eloy Alfaro, estuvieron atentos a los oleajes, pero temen más por los aguajes que empiezan desde hoy hasta el 6 de mayo, según datos de Inocar.

En las costas de Esmeraldas, para este último día de oleajes, están previstas olas que podrían alcanzar alturas de entre 0,5 y 1,2 metros, con un período de entre 15 y 17 segundos.

En contexto
Los fuertes oleajes que se presentan desde el 1 de mayo ocurrieron en toda la costa del Océano Pacífico. Hubo daños graves en México, El Salvador y Perú, principalmente. Este fenómeno se origina por los fuertes vientos de las zonas altas del Pacífico sur.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)