8 de octubre de 2017 00:00

Ocho contratos de preventa, en renegociación

El exministro Fausto Herrera firmó un crédito con CDB, atado a la venta de crudo. Foto: Cortesía Ministerio de Finanzas

El exministro Fausto Herrera firmó un crédito con CDB, atado a la venta de crudo. Foto: Cortesía Ministerio de Finanzas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Redacción Negocios

Ecuador tiene ocho contratos vigentes suscritos con las ­compañías Petrochina, Unipec y Trading International de Tailandia (PTT). Pero a la actual administración de Petroecuador le preocupan varios aspectos de estos contratos, por lo que empezará un proceso de renegociación.

El primero es la fórmula, según dijo el viernes pasado (6 de octubre) Byron Ojeda, titular de la estatal petrolera. Los contratos vigentes se vienen liquidando desde el 2014, con una fórmula propuesta por Petrochina. Pero hoy, ese ­cálculo carece de un componente importante, según el funcionario.

Explicó que se trata de un índice de calidad, denominado Coke 6%, que se publicaba periódicamente en la revista especializa­da Argus, pero desde septiembre pasado ya no aparece.

Petroecuador anunció que envió una facturación provisional que utiliza la referencia de la publicación Platts, que revaloriza al crudo nacional.

Con las tres empresas existe un volumen de crudo comprometido hasta el 2024.

En promedio, son 536,6 millones de barriles de petróleo por entregar. En total, en preventas se comprometieron
1 109 millones de barriles de crudo a cambio de un pago anticipado de recursos al Gobierno. Se trata de ventas de largo plazo, colocadas directamente, sin mediar concurso público.

Pero la propuesta no fue acogida por las compañías de China y Tailandia, por lo que el tema se resolverá en una negociación que arrancará este mes y durará 30 días.

Los contratos con las tres empresas no son solo instrumentos comerciales, de compra y venta de petróleo.

Esos acuerdos incluyeron anticipos de recursos a favor del Fisco y contratos de crédito atados a la venta del hidrocarburo. A través de este mecanismo, que se usa desde el 2009, el Ecuador ha obtenido más de USD 18 170 millones para financiar su presupuesto.

Por estos créditos y anticipos se pagan tasas de interés de entre 6% y 7,25%. En el caso de los préstamos otorgados por bancos chinos se firmaron, además, convenios especiales.

El analista petrolero Luis Calero explica que el petróleo juega, en este caso, una suerte de garantía de pago de los anticipos o créditos.

Para el experto, el proceso de renegociación anunciado por Petroecuador debe ser una oportunidad para separar ambos instrumentos (la venta de petróleo y el instrumento de financiamiento), a fin de que en el futuro se traten de forma independiente.

“El separar ambos instrumentos permitirá a Ecuador manejar de manera más autónoma la venta de crudo y, con ello, buscar términos comerciales más justos. Estando atado hay menos posibilidad de actuar, menos libertad”.

Ojeda dijo que hay otros elementos de los contratos que le preocupan, como premio, flete, volumen y plazos.

El precio del crudo ecuatoriano se establece en función de tres aspectos: el costo del crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI), menos un castigo debido a la calidad del crudo más un premio. Pero este último beneficio se ha ido reduciendo.

Empezó en el 2009 en USD 1,25 y 1,30 por barril y terminó en USD 0,25 el año pasado.

La cifra es menor a la que consiguió la petrolera estatal en la reciente venta ocasional, realizada en septiembre pasado. Petroecuador colocó con esa operación un cargamento de 2,16 millones de barriles a la firma privada Glencore, con un premio de USD 0,51 por barril.

Un informe de la Contraloría de diciembre pasado observó que al menos tres contratos de preventas no se sustentaron en informes técnicos y estudios de mercado. Tampoco justificaron los beneficios económicos para el país.

Esos contratos se suscribieron el 2 de diciembre del 2013, el 15 de mayo del 2014 y el 26 de junio del 2015. Esas operaciones fueron aprobadas y suscritas por Marco Calvopiña, quien estuvo al frente de la petrolera entre 2011 y julio del 2015, hoy está detenido y está siendo procesado por presunta delincuencia organizada.

En contexto

La firma del contrato de preventa con Petrochina, en junio del 2009, marcó el inicio de una nueva política de venta de hidrocarburos, de largo plazo y centrada con firmas estatales. Hasta el 2016 se firmaron 12 contratos y uno complementario. Ocho siguen vigentes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)