31 de diciembre del 2016 00:00

Contratista de Petroecuador construyó la casa de Pareja Yannuzzelli

Esta es la vivienda que edificó el contratista en una urbanización de Samborondón. Foto: Cortesía

Esta es la vivienda que edificó el contratista en una urbanización de Samborondón. Foto: Cortesía

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 224
Triste 44
Indiferente 5
Sorprendido 3
Contento 6
Gabriela Quiroz
y Sara Ortiz
(I)

La adquisición del terreno y la casa de los Pareja Yannuzzelli son elementos claves en tres investigaciones penales por supuestos cohecho, enriquecimiento ilícito y lavado.

El 21 de octubre del 2011, el exministro de Hidrocarburos y su cónyuge, Dora A., adquirieron mediante un contrato de reservación y promesa de compraventa el solar 146 de la exclusiva urbanización La Ribera del Batán, en Samborondón, a la empresa Castelago.

Un año y cinco meses después de la compra de este terreno de 886 m2 por USD 221 547, los esposos Pareja cedieron el bien a la empresa Geapronsa, de propiedad de sus dos hijos. Esto se concretó mediante escritura pública, el 7 de marzo del 2013.

A fines de ese año se empezó a edificar una casa de dos plantas de 500 m2, que incluye piscina y áreas recreativas. Pareja Yannuzzelli ha negado públicamente que la vivienda sea de su propiedad al igual que el terreno. Ahora está prófugo junto con su hijo Carlos, de 26 años.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Justicia de la Asamblea, el 8 de junio pasado, primero declaró esto: “(el bien) no consta en la declaración patrimonial porque nunca estuvo inscrita en el Registro de la Propiedad, sino cuando se cedió y se terminó de pagar”. Luego insistió dos veces en que la casa no era suya sino de Geapronsa, pero aceptó que el terreno sí lo era.

Al ser consultado sobre la relación de esta empresa con Construdipro, reconoció que es la constructora de la vivienda, pero lo que no dijo es que también es contratista de Petroecuador.

Mientras Carlos Pareja era gerente de Refinación de la estatal petrolera se adjudicó un contrato principal y un complementario a Construdipro por 6,8 millones incluido el IVA, en 2012 y 2014.

El proceso de contratación se realizó mediante licitación y fue para construir los bloques de habitaciones y trabajos adicionales de la urbanización de la Refinería de Esmeraldas. Actualmente, los contratos forman parte del caso de cohecho, que lleva el fiscal Jacinto Tibanlombo en contra de 18 procesados, entre ellos Pareja.

Hernán Molina, gerente de Construdipro, explicó de esta forma cómo asumieron la obra: “se nos acercaron personas de Geapronsa y nos pidieron que construyamos una vivienda en un terreno que tenían adquirido en el sector La Ribera del Batán. Esto fue a fines del 2013”.

El arquitecto, cuya firma tiene sede en Guayaquil, enfatizó que el contrato se suscribió con Dora G., representante legal de la empresa, la cual no tiene declaraciones de impuestos, obligaciones pendientes ni ranking de clientes ni proveedores.

Se trata de la suegra de Pareja y quien, por su edad, ha cumplido arresto domiciliario desde noviembre por presunto lavado. Ayer se suspendió la audiencia preparatoria de juicio en su contra.

La construcción de la vivienda costó, según la constructora, USD 407 000, pero las obras se paralizaron a fines del 2015 e inicios del 2016, porque faltaba el pago de haberes. Se avanzó hasta un 80% y quedaron por hacer los acabados.

De acuerdo con el examen de Contraloría a las declaraciones patrimoniales de Pareja y que motivó a que se abriera el juicio por supuesto enriquecimiento ilícito, no se declaró, entre otros bienes, una donación por USD 371 547 que realizó su cónyuge a favor de Geapronsa. Este valor estaba registrado como crédito y habría servido para pagar la construcción de la casa.

Molina insistió en que no sabían que Geopronsa estaba relacionada con Pareja. “Nos enteramos por las noticias, pero nosotros no pusimos nada”. Sin embargo, reconoció que no es usual que un contratista estatal asumiera la construcción del inmueble de un funcionario público. “Puede sonar mal que un proveedor de Petroecuador le construyó la casa, pero si investiga quién es Construdipro se dará cuenta que es una constructora grande de Guayaquil...”.

El 27 de octubre del 2015 se adjudicó un tercer contrato por parte de Petroecuador a esta empresa, justamente en el Puerto Principal. El objetivo fue la terminación de la construcción del nuevo edificio de ocho pisos, en Los Ceibos, km 6,5, vía a la Costa.

Este trabajo se empezó a realizar por orden del presidente Correa, en octubre del 2011, para facilitar las actividades de las gerencias de Transporte y Comercialización de Petroecuador.

La relación entre Pareja y este contratista se dilucidará el próximo 13 de enero, que está previsto la audiencia preparatoria de juicio, en la cual la Fiscalía emitirá o no un dictamen acusatorio por presunto cohecho. En tanto siguen en investigaciones el proceso por enriquecimiento ilícito, que se basó en el examen especial a las declaraciones patrimoniales de Pareja. La Contraloría determinó indicios de responsabilidad penal por no declarar de forma completa sus activos y pasivos.

Además, forma parte de la indagación por supuesto lavado una transferencia por USD 179 975, que se realizó desde la cuenta de Projinvest Management, offshore constituida en Delaware (EE.UU.), a Castelago para cancelar parte del solar de Pareja Yannuzzelli.

En contexto

Como parte de la cesión de derechos y compra venta del solar en Samborondón, Carlos Pareja y su esposa presentaron un certificado de estar al día en las alícuotas de mantenimiento del predio. El documento fue firmado por Pareja.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (88)
No (14)