8 de febrero de 2015 19:09

La construcción del Metro de Quito dinamizará la economía de la ciudad

La estación de El Labrador funcionará en la cabecera sur del exaeropuerto. Actualmente, esta obra junto a la de La Magdalena tienen un avance del 95%. Foto: Cortesía Metro de Quito.

La estación de El Labrador funcionará en la cabecera sur del exaeropuerto. Actualmente, esta obra junto a la de La Magdalena tienen un avance del 95%. Foto: Cortesía Metro de Quito.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 34
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 6
Contento 123
Mayra Pacheco

La ejecución del Metro de Quito dinamizará la economía local. La inversión de más de USD 1 500 millones hará que en la capital y en parte del país se genere un efecto contrario al advertido para este 2015. Esta es la principal previsión de especialistas y de funcionarios vinculados con el proyecto.
A pesar de escenarios como la baja del petróleo, la reducción del Presupuesto General del Estado y la apreciación (aumento de valor) del dólar, en la urbe se generará más trabajo.

Para la perforación de un túnel subterráneo de 22 kilómetros, entre Quitumbe y El Labrador, y 13 paradas se abrirán alrededor de 5 000 puestos directos de trabajo, informó Mauricio Anderson, gerente de la Empresa Metro de Quito.

Entre los perfiles de profesionales que tendrán la oportunidad de involucrarse en el proyecto están: albañiles, operadores de tuneladoras, ingenieros civiles, electrónicos, especialistas en seguridad industrial, entre otros. Serán alrededor de 36 profesiones.

Los trabajos indirectos bordearán los 10 000. Según la Cámara de la Industria de la Construcción (Camicon) por cada empleo fijo, en este ámbito, se abren dos plazas.

Cuando arranque esta obra, prevista para el segundo semestre del 2015, se realizarán labores de manera simultánea. Mientras las dos tuneladoras (usadas para perforar el túnel) avancen, otro grupo de trabajadores se encargará de construir las 13 paradas.

En estas labores la mayoría de la mano de obra será local, aseguró Anderson. Si bien la contratación del personal estará a cargo del consorcio ganador (Odebrecht-Acciona). La experiencia que se ha tenido en la construcción de las estaciones de El Labrador y La Magdalena muestra una relación nueve a uno, entre trabajadores ecuatorianos y extranjeros.

Poner en marcha este sistema de transporte desencadenará un movimiento en los negocios relacionados con la construcción. En las empresas distribuidoras de acero, hormigón, material pétreo, acabados habrá más demanda. La cantidad de materiales que se requiere para construir esta infraestructura es enorme.

Haciendo una relación con el nuevo puente del Chiche, en el Metro se invertirá 26,7 veces la cantidad de acero que se usó para este paso (ver infografía).

La oferta de estos materiales estaría garantizada, mencionó Hermel Flores, presidente de la Camicon. La arena y el ripio se obtendrían de Píntag, Guayllabamba, Mitad del Mundo. El acero, de Alóag o Guayaquil.

Según el Censo Económico, el 7% (74 516) de la población económicamente activa del Distrito trabaja en la construcción. Otros de los negocios que tendrán un auge serán: servicio de alimentación, confección de uniformes, equipos de seguridad, capacitación.

En la zona de incidencia de este proyecto se evidenciarán también otras dinámicas. El Colegio de Economistas de Pichincha realizó un estudio socioeconómico de los impactos que causará el Metro.

Víctor Hugo Albán, presidente de esta entidad, señaló que aparte de la generación de empleo, el ajetreo de la obra se evidenciará en la movilidad y en el ambiente. En las vías circularán tractores y volquetas.

En promedio serán 2 000 de estos vehículos pesados que se utilizarán para llevar materiales y trasladar la tierra hacia las escombreras. El polvo, ruido y vibraciones serán constantes. La presencia de material particulado provocará afecciones respiratorias y contaminación.

Cuando se construyan las paradas: Quitumbe, Morán Valverde, Solanda, El Calzado, El Recreo, San Francisco, La Alameda, El Ejido, Universidad, La Pradera, La Carolina, Iñaquito, Jipijapa se harán intervenciones en la superficie y habrá restricciones vehiculares, como ocurrió en la av. Rodrigo de Chávez cuando se levantó la estación de La Magdalena.

Se estima que esta intervención durará entre tres o cuatro meses. En ciertos sitios no habrá afectaciones mayores, porque los andenes estarán bajo parques, plazas, canchas.

Medidas adicionales

Para evitar impactos en la movilidad, Fernando Carrión, urbanista, mencionó que el Municipio deberá diseñar un plan para implementar rutas de acceso y salida de los camiones.
También se debe definir las rutas que usará el resto del parque automotor, que circula por la zona de incidencia.

En la Empresa Metro se informó que se acordará para que los vehículos pesados circulen en horas no laborables y se edificarán puentes provisionales para facilitar la movilidad.

La construcción del Metro traerá molestias y cambios en la rutina, pero según Carrión la ejecución de este proyecto hará que en Quito se sienta menos la situación económica complicada por la que atravesaría el país. Habrá más circulación de dinero, empleos, y la obra, en sí, generará un imaginario de “progreso”. La ciudad estará en movimiento: grandes camiones transportarán maquinaria y materiales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (50)
No (1)