20 de March de 2015 20:57

Cómo resolver los conflictos con los vecinos

La humedad es una de las causas que enfrenta a los vecinos. Aída Samaniego tiene este problema desde diciembre. Foto: Jenny Navarro / El Comercio.

La humedad es una de las causas que enfrenta a los vecinos. Aída Samaniego tiene este problema desde diciembre. Foto: Jenny Navarro / El Comercio.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 7
Indiferente 6
Sorprendido 7
Contento 34
Redacción Seguridad (I)
seguridadec@elcomercio.com

En el condominio había problemas. Los perros hacían deposiciones en las gradas, parqueaderos, en la vías y áreas verdes.

Por eso, desde hace dos semanas, los vecinos que viven en un conjunto ubicado en Quitumbe (sur de Quito) pegaron carteles amarillos en los postes y el mensaje es que los dueños recojan los desechos.

Este es solo un de los problema que enfrenta a los vecinos. Los conflictos más comunes son el mal uso de estacionamientos, el no pago de alícuotas, sacar la basura en horarios no establecidos y el ruido.

Estos casos son tratados a diario en los centros de mediación que manejan el Municipio de Quito y la Judicatura. A esas oficinas llegó el caso de una mujer de 65 años, quetenía un perro que ladraba todo el día. La bulla de la mascota causó molestia en los moradores.

Ellos acudieron a la agencia que funciona en las calles Espejo y Venezuela (centro). Pero luego de escuchar que la mujer no tenía familia y que el perro era su única compañía, el mediador logró que los vecinos llegaran a un acuerdo y que el animal continúe en ese lugar.

En el país existen 60 sitios de mediación del Consejo de la Judicatura (CJ). Y en Quito, el Municipio cuenta con siete.
En el 2014, los 80 mediadores de la Judicatura registraron
2 406 problemas de convivencia vecinal en el país. 904 se resolvieron en esa instancia.

La tarde del jueves, en el condominio de Quitumbe solo había niños que corrían por las calles internas. En uno de los departamentos vive Édison Jácome. Él administra el lugar y dice haber recibido quejas de lámparas rotas con la pelota. “Por eso se generan problemas entre los adultos, pues se reclaman entre ellos por los daños”.

Hace tres meses, dos mujeres se agredieron físicamente cuando una de ellas usó un parqueadero que no le correspondía. Eso sucedía siempre, hasta que un día la afectada llegó al tercer piso, tomó de los cabellos a la dueña del carro y la obligó a bajar para que lo retirara.

Este caso nunca llegó a mediación. El de Édgar Montenegro tampoco. Él tuvo conflictos por linderos. Vivió 20 años en Puembo (Pichincha) y su propiedad estaba cerrada con paredes de bloque. Pero las personas que vivían junto a su vivienda utilizaban esos muros como parte de su construcción.

Dice que en varias ocasiones intentó hablar con sus vecinos, aunque no hubo respuestas a su pedido. “Un día me colmaron la paciencia y en un momento de locura derribé parte del cerramiento. Casi nos fuimos a los puños, pero después de tanto tiempo logré que construyeran sus propias paredes”.

La humedad es otro problema frecuente. La antigüedad de tuberías, la fuga de agua o incluso el mal diseño de las casas provocan estos inconvenientes. Aída Samaniego, por ejemplo, vive nueve años en un edificio en el norte de la capital. En diciembre empezó a ver que en una esquina de su casa la pintura se descascaraba. Pasó un mes y la mancha de humedad creció considerablemente hasta alcanzar una columna. Pidió al dueño de casa de al lado que reconozca el daño pero no tuvo respuesta.

La mañana del viernes, la mujer limpiaba la parte de la pared afectada. Ese día, pedazos de pintura habían caído sobre la alfombra. Cerca de las 09:00, la administradora del edificio intentó hablar con el propietario del departamento, pero el portón estaba con seguro.

Una semana antes de la diligencia, la administradora entregó la convocatoria a una hija del propietario, pero no asistió.
Fue “invitado” para una segunda diligencia el jueves, pero tampoco se presentó. Ahora, el caso se archivó y se evalúan los daños para una acción legal.

En contexto

En el artículo 43 de la ley de arbitraje se menciona a la mediación como un procedimiento de solución de conflictos. El trámite es asistido por un mediador. El acuerdo en estos lugares es considerado de sentencia ejecutoriada, es decir, de aplicación obligada.

Los casos que pueden resolver los mediadores

En los centros de mediación de la Judicatura y del Municipio se puede solucionar problemas familiares, civiles, laborales, ambientales, vecinales, penal (en adolescentes infractores), contratación pública, inquilinato...  

En Quito, las siete agencias del Municipio atienden de lunes a viernes, de 08:00 a 16:30. El servicio es gratuito y las partes no necesitan abogados. Estos dos últimos aspectos son similares en las oficinas de la Judicatura.

Las personas que tengan problemas de pensión alimenticia deben llevar las partidas de nacimiento de los menores, las cédulas de identidad y llenar un formulario que se entrega en las oficinas de mediación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (28)
No (4)