8 de January de 2010 00:00

El Concejo cuestionó la restricción vehicular anunciada por el Alcalde

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito
quito@elcomercio.com

Varias críticas recibió el alcalde Augusto Barrera la mañana de ayer luego de la presentación del plan de gestión de  movilidad durante la sesión del Concejo.

Con una presentación en diapositivas, el secretario de Movilidad, Carlos Páez, explicó que alrededor del 25% de las vías está “en condiciones de saturación”.

Las razones, dijo el funcionario,  se deben al crecimiento horizontal de la ciudad, la limitada conexión vial con zonas en expansión, el déficit de transporte público, el incremento de viajes motorizados, la mala distribución de servicios y la concentración de viajes hacia el hipercentro de la ciudad.
 


El plan municipal
El financiamiento  del plan de movilidad será con dinero de las multas recaudadas por la infracción de la ordenanza 247. Esta regula el uso del espacio público.
El Municipio propuso  un proyecto para el manejo centralizado del sistema de semaforización. Actualmente, el Cabildo y la Policía controlan los semáforos del Distrito Metropolitano.
El plan municipal  pretende repotenciar las redes de transporte público.Frente a esta situación, Páez expuso un plan de movilidad con 24 ejes programáticos que incluye la intervención, regulación y control del espacio público, el mejoramiento de vías de acceso y transporte público y el uso racional del parque automotor. No obstante, el proyecto que llamó la atención de los ediles fue el de la restricción vehicular anunciada   por el Alcalde.

Páez explicó que la restricción se aplicará a los vehículos particulares y oficiales, según el último dígito de la placa. Se prevé que esta medida será aplicada entre las 07:00 y las 09:30 y las 16:00 y 20:00, entre lunes y viernes. Con esto pretenden reducir el flujo vehicular en hasta un 20%, lo que equivale a 80 000 carros diarios.
 
No obstante, la principal inquietud del concejal Carlos Ponce y de otros ediles durante la presentación fue la falta de estudios técnicos que confirmen la factibilidad de aplicar la restricción.

Macarena Valarezo también se sumó a esta inquietud y cuestionó la calidad del transporte público que deberá absorber el incremento de la demanda de pasajeros. “Hasta que no tengamos un sistema de transporte rápido, eficiente y seguro, no se puede aplicar este tipo de medidas”.
 
Otra de la inquietudes planteadas por Dennecy Trujillo fue sobre los mecanismos de sanción y el alcance de la restricción hacia las parroquias rurales. Trujillo advirtió un problema en la oferta y calidad del servicio de transporte público en las parroquias rurales.

La concejala María Sol Corral también advirtió sobre la falta de capacidad tecnológica para la instalación de dispositivos  a través de los cuales se pueda monitorear y controlar la circulación. Eddy Sánchez también interrogó sobre la capacidad operativa de la Policía Nacional para ejercer un control efectivo, una vez que se inicie la medida que restringe la circulación de autos.

Además, Corral mostró su inquietud sobre la falta de difusión del proyecto entre los miembros de la Comisión de Movilidad y los demás concejales. No obstante, el vicealcalde Jorge Albán afirmó que este tipo de proyectos se vienen discutiendo desde hace varias administraciones.
 
Barrera explicó que el diagnóstico de la situación del tránsito en la ciudad se basa en una serie de encuestas, cuyos resultados muestran que el 71% de la población de Quito no tiene auto propio y que el 65% de las personas utiliza el  transporte público.
 
Páez explicó que la restricción se iniciará con una campaña de prevención en la que inicialmente solo se hará una advertencia a los infractores. El Alcalde no fijó una fecha exacta para el inicio de la  restricción.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)