6 de November de 2009 00:00

La Conaie pide observadores de la OEA en las mesas de diálogo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Olga Imbaquingo
Corresponsal en Nueva York

Los indígenas se quieren curar en salud y llegan a la Organización de Estados Americanos (OEA) a pedir que ésta envíe una o más veedurías a las mesas de diálogo que mantienen con el gobierno del Presidente Rafael Correa.

Desde el lado de los indígenas no fue precisamente una versión que al Gobierno podría agradarle. Marlon Santi, presidente de la Conaie, pidió a la relatoría de temas indígenas de la OEA que dé un acompañamiento a las mesas de diálogo porque sienten que “no hay respeto, que solo se quiere favorecer al lado del Gobierno y hay un proceso de hostigamiento”.

“Queremos que participen como observadores para que garanticen que el proceso de diálogo avanza con respeto hacia los indígenas. Esta semana el Presidente nos dijo que somos infantiles y que sería irresponsable no explotar esos minerales, pero resulta que esos están en territorios protegidos”, según le dijo Santi a este Diario en una conversación telefónica.

La OEA no dijo que sí al pedido del sector indígena pero ofreció analizarlo, consultarlo con Ecuador y dar una respuesta. “Ojalá que esta sea antes de que terminen los diálogos, nosotros vamos a volver a insistir en los siguientes 15 días”, dijo Santi.

Durante las intervenciones de los indígenas también participó el nuevo embajador del Ecuador ante la OEA, Francisco Proaño, este diario buscó su pronunciamiento pero hasta el envío de ésta información no fue posible; al igual que un representante de la Corte de Justicia, del Ministerio de Ambiente y de la Procuraduría.

Los indígenas temen que mesas de diálogo como las que tienen que ver con lo derechos indígenas, minería, biodiversidad y ambiente se puedan romper y que el Gobierno los acuse a ellos de una posible ruptura. Por eso es que piden la presencia de la OEA.

Holger Cisneros, presidente de la comunidad Sarayacu, también asistió a esas reuniones en la OEA y su pedido formal fue que “ya es hora de que nos den una respuesta a la denuncia que plantearon en el 2004 en la Comisión Interamericana sobre los atropellos de la petrolera Burlington, con ayuda del gobierno ecuatoriano, según su versión.

El mensaje que Cisneros llevará a su comunidad es que la Comisionada de la Comisión Interamericana “textualmente nos dijo que ella va a dejar cerrando el caso Sarayacu en estos meses”.

Según él, al parecer “el gobierno ecuatoriano ha mandado informes donde dicen que están cumpliendo con las medidas provisionales, pero eso no es tan cierto”.

Los indígenas no solo golpearon las puertas de la OEA para denunciar lo que ellos llaman el “irrespeto del Estado ecuatoriano”, también según informó Andrew Miller de Amazon Watch, tuvieron una cita con los asesores del congresista James McGovern, vicepresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, Tom Lantos.
“A ellos también les vamos a decir lo que está pasando con el tema indígena en Ecuador, porque lo que les pasa a los indígenas ecuatorianos también pasa en Colombia y Perú. Esos gobiernos pese a tener políticas distintas utilizan los mismos patrones de irrespeto a los pueblos nativos”, dijo Miller.

Aprovechando que la pasada semana varias organizaciones indígenas de EE.UU. se reunieron en Washington con el presidente Barack Obama, los dirigentes ecuatorianos se reunieron con esas agrupaciones para compartir experiencias en su lucha común que es exigir respeto.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)