5 de enero de 2015 19:55

La vigilia indígena se mantiene indefinidamente

La marcha salió de la Ecuarunari con rumbo al MIES y a la sede de la Conaie. En la foto avanza por la calle Sodiro. Foto: / Patricio Terán / El Comercio.

La marcha salió de la Ecuarunari con rumbo al MIES y a la sede de la Conaie. En la foto avanza por la calle Sodiro. Foto: / Patricio Terán / El Comercio.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 4
Estefanía Celi R.

Las palabras más duras fueron contra la ministra de Inclusión Económica y Social, Betty Tola. “Traidora”, “vendida”, “oportunista”, gritaron los indígenas en contra de ella, quien fue un cuadro de Pachakutik hasta inicios de este Gobierno.

Los indígenas protestaron contra Tola en las afueras de su ministerio ayer, durante la limpia que hicieron a ese edificio que, dijeron, está lleno de malas energías. Quemaron sahumerio y pasaron ortiga por la puerta del edificio, en medio de los gritos que pedían que la Ministra baje y los bailes de dos danzantes cañaris que ponían el ritmo con los cascabeles que colgaban de sus pantalones.

Lo hicieron en rechazo a la terminación unilateral del convenio de comodato para la ocupación de la sede de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), que les daba hasta ayer para desalojar el edificio.

El argumento del MIES es que necesitan el inmueble para convertirlo en una casa de acogida para los jóvenes que han salido de las drogas.

Pedían que Tola baje y les diga de frente que pretende “quitarles su casa” a pesar de que fue testigo de la evolución de la organización. Carmen Lozano, dirigente de las mujeres de la Conaie, fue la encargada de llevar el plato con sahumerio para que su humo, según dijo, borre los malos olores. “Ella aprendió con nosotros bien pero ahora manipula e insulta al movimiento indígena”, dijo.

Mientras, sus compañeros comentaban que fue uno de los principales cuadros en el gobierno de Lucio Gutiérrez, y otros recordaban que otras figuras del actual Régimen también pasaron por el movimiento indígena, como el asambleísta Virgilio Hernández y Doris Soliz, secretaria ejecutiva de Alianza País.

Pero Tola no estuvo ayer en Quito sino en Riobamba, aunque los marchantes no lo conocían y en el Ministerio no les dijeron su paradero. Solo les recibieron un escrito, copia del recurso de reposición que interpusieron en días anteriores.

La marcha salió de la Ecuarunari, en El Dorado, a las 15:30 con rumbo al MIES. Dos mujeres que llegaron ayer desde Cañar encabezaban el grupo mientras hilaban con sus manos lana de borrego. Detrás de ellas, los músicos: un guitarrista, un violinista y un bombo, al que se sumó después el cantautor Jaime Guevara.

En medio de la manifestación, extendida la bandera de siete colores que representa a los pueblos y nacionalidades del Ecuador. Detrás de ella, los dirigentes, caminando despacio. El grupo se extendió a lo largo de una cuadra e incluyó también a otros grupos como sindicalistas, que llegaron a apoyar a la Conaie.

Pero los marchantes, aparte de la ubicación de Tola, tampoco conocían que horas antes ella misma había confirmado que no se desalojaría la Conaie hoy.

Según la notificación del MIES, el plazo para desalojar el inmueble terminaba ayer y el presidente Rafael Correa anunció (antes de su viaje a China) que el 6 de enero se analizarían las opciones. 

La Ministra estaba en Riobamba junto al vicepresidente Jorge Glas, en la ceremonia de conmemoración de los 10 años de gestión de Mariano Curicama, prefecto de Chimborazo.

Desde esa ciudad, en declaraciones a Escuelas Radiofónicas Populares del Ecuador (ERPE), señaló que están analizando el recurso de reposición y que eso puede tardar hasta dos meses. Ante la pregunta de si habrá desalojo hoy, repitió: “Estamos estudiando el recurso que han presentado”. 

Las declaraciones de Tola llegaron a oídos de los dirigentes indígenas a mitad de la marcha, que a esa altura había dejado ya el MIES y avanzaba por la 6 de Diciembre hacia la sede de la Conaie. En el Ministerio no les dijeron nada al respecto.

Pero esto no fue impedimento para que sigan con su agenda, fijada con anticipación, y no le hicieran ningún cambio.
Ellos están con miedo, saben que esta decisión es una metedura de pata”, dijo el presidente de la Ecuarunari, Carlos Pérez Guartambel, al conocer el anuncio de Tola.

La marcha llegó a la sede de la Conaie pasadas las 18:30. Allí se instalaron para un festival musical y luego la vigilia, que se mantuvo a pesar del anuncio de Tola. Se instalaría una cama general para todos los indígenas, que llegaron desde la Costa, Sierra y Amazonía.

Las actividades que fueron planificadas para hoy también se mantienen en la agenda. Estas tienen previsto comenzar a las 08:00, con una ceremonia ancestral de los pueblos y nacionalidades en la sede de la Conaie. Después habrá una asamblea general de la organización y una misa campal.

Lo que tienen por seguro es que no abandonarán el edificio y esperan una respuesta del MIES favorable, con la que se revea la decisión. Mientras tanto se mantiene en emergencia y se preparan para dormir todas estas noches “como el venado, con un el un ojo cerrado y el otro abierto”.

En contexto

El 11 de diciembre pasado, el MIES notificó a la Conaie que debería desalojar su sede en 15 días laborables. El edificio estaba en manos del movimiento indígena desde 1991, cuando en el Gobierno de Rodrigo Borja fue entregado en comodato.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)