22  de enero del 2015 00:00

32 indicadores definirán el monto de la compensación a los transportistas

Rodas pasajes

Los dirigentes del transporte estuvieron en primera fila en el acto organizado para anunciar los acuerdos con el Municipio. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 155
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 8
Contento 154
Mayra Pacheco

Los acuerdos alcanzados con el gremio del transporte urbano requieren de un paso adicional para que se ponga en marcha. El Concejo Metropolitano debe pronunciarse sobre el proceso.

En la Tribuna del Sur, ayer, 21 de enero, luego de anunciar el contenido de la negociación que se mantuvo con los transportistas, el alcalde Mauricio Rodas solicitó el respaldo de los ediles.

La propuesta de la actual administración municipal frente a la demanda de revisión de los precios de los pasajes es mantener la tarifa normal en USD 0,25, los estudiantes y adultos mayores pagarán 0,12 y las personas con discapacidad 0,10. Para estos últimos también se harán adecuaciones en las unidades de transporte y paradas.

El propósito de no satisfacer la demanda inicial del gremio, que solicitaba elevar el costo del pasaje a USD 0,42, fue mantener una de las ofertas que promovió durante su campaña: “Cuidar los bolsillos de los quiteños”. Rodas indicó que este aumentó representaba, en una familia de cinco miembros, un gasto adicional de USD 75 mensuales, para cubrir los pasajes realizados en días laborables.

Otro de los objetivos fue establecer índices de calidad para mejorar el servicio y en función de su cumplimiento entregar compensaciones económicas a los propietarios de 2 385 unidades.

En el mejor de los escenarios, si se ejecutan todos los requerimientos, estos podrían recibir hasta los USD
1 000 por mes
. En promedio se requirirían 20 millones anuales. Los fondos se obtendrán optimizando el presupuesto. Se harán ajustes a gastos de mobiliario, viajes, consultorías.

Entre los parámetros que se evaluarán para determinar la calidad del servicio está: el trato al usuario, cumplir con los horarios de operación, evitar las competencias, cumplir la normativa, respetar los límites de velocidad, reorganizar las rutas, disponer de sitios para transportar las bicicletas, detenerse solo en las paradas, tener en buen estado mecánico las unidades, entre otros.

Para supervisar que esto se cumpla se tiene previsto trabajar en tres frentes: una unidad de control de transporte público conformada por 100 agentes civiles, una veeduría ciudadana y clientes encubiertos.

En el primer caso, los controles serían mensuales, explicó Darío Tapia, director de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT).

Los uniformados acudirán a los sitios desde donde se despachan las unidades para comprobar que los buses estén en buenas condiciones: técnicas, aseo, trato al usuario, se verificará que el sistema de caja común esté consolidado. En las calles se revisará que se respeten las paradas, velocidad, etc.

Las compensaciones se entregarán a las operadoras. En la ciudad se cuenta con 62 empresas de transporte urbano.

Para asegurar el ingreso de las compensaciones, la Cámara de Transporte Urbano realizará talleres con los conductores para que se cambie el modelo de operación en este sistema, informó José Santamaría.

Para ‘dar luz verde’ a esta propuesta, Carlos Páez, coordinador del bloque de Alianza País, mencionó que esperan contar con los informes técnicos y legales que sustentaron la decisión. En el movimiento oficialista aún no ha acordado respaldar esta medida.

Puntos de vista

El servicio requiere mejoras

Xavier Torres. Vicepresidente del Consejo Nacional de Discapacidades

Con la rebaja de la tarifa para personas con discapacidad también se debe conocer cuáles van a ser las mejoras. Porque si se quiere justificar la rebaja para no hacer mejoras, no hay problema. Hay que saber cómo van a financiar las mejoras y qué se va a implementar. Hemos hecho observaciones sobre el tema, como que no hay acceso en los articulados. Si va a bajar los dos centavos qué va a implicar ese descuento.

Es importante que se haga un estudio. Nosotros no hemos sido convocados para promover esto. La negociación del Alcalde y los transportistas debe garantizar estas mejoras: elevadores en cierto número de unidades. Lo importante es en la parte económica, pues muchas personas con discapacidad que usan el transporte público son de recursos económico bajos.

La tarifa es un derecho ganado

Mauricio Chiluisa. Presidente Nacional de los Estudiantes Secundarios

Vemos con satisfacción que las propuestas de los estudiantes y de la ciudadanía hayan sido acogidas, no solo en mantener la tarifa, sino otras como la extensión del servicio. Esto considerando que hay compañeros que estudian en las noches.

Vamos a estar vigilantes que se mantenga la tarifa preferencial y la calidad del servicio. Sobre los subsidios hemos visto cómo el Gobierno Nacional se ha lavado las manos en este tema. Los subsidios del Gobierno deben seguirse dando a los municipios.

Además, hay otras ventajas como la tarjeta inteligente, que ayudará para no contaminar con los papeles que luego se botan. Si se elevaba el pasaje iba a haber una repercusión en la economía de las familias. Ahora los bolsillos no se van a afectar. La tarifa diferenciada es un derecho adquirido.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (26)
No (1)