6 de enero de 2017 18:48

COE de Napo y Pastaza se reúnen para evaluar daños por las lluvias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Fabián Maisanche

Los funcionarios del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de la provincia de Napo y de Pastaza, dos provincias de la Amazonía ecuatoriana, evalúan las afectaciones que se produjeron por las intensas lluvias desde la noche del pasado 5 de enero del 2017.

Un informe preliminar indica que las precipitaciones provocaron el aumento de los caudales de los ríos Misahualli, Anzu y Napo, en la provincia del Napo.

El agua ingresó a una vivienda donde se encontraban dos personas de la tercera edad quienes fueron evacuados. Mientras los bomberos del cantón Tena (también en Napo) ayudaron a evacuar a 15 personas del sector del malecón Misahuallí, por precaución.

Según la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) tres botes fueron arrastrados por el aumento del caudal de los ríos y varias calles resultaron anegadas. No se registraron pérdidas humanas.

Anita Rivas, habitante de Tena, informó que los sembríos que están en las zonas bajas quedaron destruidos por la fuerza de las precipitaciones. “Por momentos llueve de manera intensa y luego escampa. Estoy preocupada porque si el río continúa creciendo mi casa se verá afectada”, dijo Rivas, quien habita en la comuna de Balsayaku.

Las ocho mesas técnicas del COE de la provincia de Orellana, también en la Amazonía, se activaron ante una eventual crecida de los afluentes que atraviesan su territorio.

Pablo Morillo, coordinador zonal 3 de la SGR, informó que las tres casas que se inundaron el jueves 5 de enero en Pastaza se suman a las 182 viviendas afectadas por el desbordamiento del río Pindo Grande, el pasado 29 y 30 de diciembre del 2016.

El funcionario indicó que trabajadores de los municipios afectados y de la prefectura de Pastaza limpiaron los diques y habilitaron el sistema de agua potable en la ciudad del Puyo. En estas tareas colaboró la Policía Nacional. Según la SGR, hasta ayer eran 156 familias las afectadas por el desbordamiento del río Puyo.

La creciente del caudal dificultó las labores de rescate de los bomberos de Pastaza y de la Policía. El jueves los técnicos del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) entregaron 193 kits de ayuda humanitaria. Los funcionarios también ayudaron en la evacuación de 12 personas hacia el albergue San Martín en Pastaza.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)