12 de April de 2010 00:00

Las ciudades dependen de la conservación de los páramos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Sierra Centro
 ecuador@elcomercio.com

Los páramos producen el agua para el consumo humano y  para el riego. La neblina que hay sobre los
3 100 m de altura al chocar con la vegetación, especialmente la paja,  produce el agua. Cambia del estado gaseoso al líquido.

El agua se absorbe dentro de las esponjas de los  páramos . Luego va a las vertientes que  forman  las grandes cuencas hidrográficas que abastecen  a las ciudades.



HOJA DE VIDA
Luis Cuji
Es Ingeniero Agrónomo   y tiene 39 años.Trabajó en el Proyecto Care de  Manejo de Uso Sostenible de los Recursos Naturales.
También fue Director del proyecto  de desarrollo en  Pasa.
 

¿Qué provincias tienen  la mayor cantidad de  páramos ?

Varias instituciones están trabajando en eso. Pero en el caso de Tungurahua, la provincia obtiene  agua de los ríos Ambato, Pachanlica, Alacgua, Cutuchi, Culapachán y  de la microcuenca del río Chambo. Todos estos afluentes nacen de los páramos que existen  en los nevados Cotopaxi, Chimborazo y Carihuairazo.

Los páramos, además de dar  agua, también ayudan en la producción de oxígeno. Su vegetación  regula la presión del CO2 que existe en las grandes urbes.
Limpian el aire. Son el pulmón de las ciudades. Además, en los páramos hay bosques nativos centenarios.

¿Qué tipo de árboles existen en esos bosques?

El pajonal  es la vegetación que más abunda en ese ecosistema. Pero también  hay bosques nativos que  están poblados, por ejemplo, de árboles polilepis, laurel y otros. Se caracterizan por tener una  altura mediana.



La gente de las zonas altas necesita otras fuentes de sustento. 
Luis Cuji
Coordinador del Parlamento AguaLos  cultivos,  borregos  y  árboles extraños, como el pino, destruyen al páramo. ¿Cómo ocurre esto?

Las familias que habitan  en las comunas cercanas a los páramos  tienen terrenos  en la zona baja de la montaña. Se trata de  sitios de amortiguamiento o de producción. Pero, las familias, a medida que crecen,  necesitan más terreno para sembrar. Por ello, buscan  los páramos.  A esto se suma el daño que ocasionan los borregos, con sus pezuñas, a  los pajonales.
 
¿Hay interés de los indígenas por cuidar este recurso ?


Hay interés por conservar pero piden fuentes alternativas  de ingreso. Insisto, ellos necesitan subsistir. Hay que tomar en cuenta  la  visión de la gente de las montañas. Sus padres y abuelos vivieron ahí. Fue y es su medio de subsistencia por décadas. La paja se utiliza como combustible, para generar calor y edificar sus  casas.

En Tungurahua, Chimborazo y Bolívar se sembró  pino en  18 000 ha  de páramos. ¿Cómo quedó el ecosistema ?

Hace 20 años se manejaban otras  teorías  sobre conservación. Pensaban  que se debía reforestar para que existiera mayor oxígeno y agua. No podría decir que el cultivo de pino fue una acción  errada o maliciosa. En ese tiempo no estaba definida la funcionalidad de los páramos. Se creía que se produciría más agua y que
aparte de ello se daba otra actividad para la gente que habitaba en esas zonas.
 
El Ministerio del Ambiente  y otras instituciones  no tienen cifras precisas de la destrucción de los  páramos. ¿A qué se debe esto?

La preocupación por la conservación de los páramos es nueva. A escala nacional, desde el 2000, las instituciones empezaron  a fomentar las actividades para el  mantenimiento y buen manejo. No obstante, antes del 2000, varios técnicos   advirtieron sobre   la importancia de los páramos como fuentes de agua.
 
Tungurahua lidera en la Sierra Centro el  Fondo de Páramos con apoyo de la prefectura,  el movimiento indígena  y varias instituciones,  ¿cuáles son los objetivos?
Queremos proteger los páramos mientras  trabajamos con las comunidades. Es proporcionarles otras alternativas de ingreso para que no siembren en ese entorno frágil.  El Fondo Páramos y Lucha contra la Pobreza cuenta con USD 400 000 y se  formó en el 2008. La Empresa Eléctrica de Ambato, Hidroagoyán, el
Movimiento Indígena de Tungurahua y  el Consejo Provincial aportaron con el dinero para el fondo.

¿Qué se ha hecho ? 

En las parroquias Pasa, Quisapincha y en el cantón Tisaleo se organizó  a los pobladores para que recuperasen los suelos áridos con abonos orgánicos. Así, se impide afectar a los páramos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)