21 de agosto de 2016 18:01

En Chone se trabaja en el alcantarillado y agua potable, tras el terremoto

En la laguna de oxidación se realizan trabajos de reconstrucción de tuberías. Foto: María Victoria Espinosa / EL COMERCIO

En la laguna de oxidación se realizan trabajos de reconstrucción de tuberías. Foto: María Victoria Espinosa / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
María Victoria Espinosa

En Chone, cantón ubicado en la provincia de Manabí, se reparan las tuberías de agua potable y alcantarillado, que se afectaron por el terremoto del pasado 16 de abril. Desde ese mes el cantón manabita recibió una declaratoria de emergencia hidrosanitaria porque solo el 30% de la población recibía el servicio de agua potable en sus viviendas.

Según Carla Alcívar, gerente de la Empresa Municipal de Agua potable y Alcantarillado Aguas de Chuno, con las reparaciones de fugas en los barrios de la periferia y la construcción de unos muros de gaviones se logró abastecer al 60% de la población, desde junio. Pero para aumentar la captación tuvieron que instalar una compuerta en el azud (muro) del río Chone, de donde se capta el agua para la ciudad.

Esa compuerta de madera permitirá la captación de agua cruda hacia los tanques de producción. En su construcción se utilizaron 55 barrotes, 55 puntales y 350 tablas de madera. Alcívar explicó que la planta de agua potable estaba produciendo 10 mil metros cúbicos diarios, pero con la compuerta se tiene previsto que el nivel aumente a 15 mil metros cúbicos en el día. “Esa sería la producción normal de agua en la planta. Ese aumento nos permitirá restablecer el servicio al 90% de la población de la zona urbana de la ciudad”.

Otro de los problemas hidrosanitarios que tiene Chone es el colapso del sistema de alcantarillado. Alcivar aseguró que también se trabaja en la reconstrucción y limpiezas de alcantarillas, sumideros y cunetas, que se afectó con el movimiento telúrico de 7. 8 grados en la escala de Richter.

En la laguna de oxidación, en cambio, se construye un cerramiento con alambrado y tubos galvanizados. Además se instalaron nuevas bombas succionadoras, que permitirán que las aguas residuales lleguen más rápido hasta la planta de tratamiento Amazonas.

La próxima semana se tiene previsto que se instale una nueva bomba. Para hacerlo, se paralizarán los trabajos por dos días, por lo que es posible que las alcantarillas tengan un nuevo colapso. “Es muy importante esta instalación porque nos va a ayudar a evacuar las aguas residuales. Pedimos a la ciudadanía que entiendan esta situación y nos colaboren no botando basura o escombros en las alcantarillas”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)