21 de abril de 2015 11:06

10 casas se inundaron por las lluvias en Cuenca

10 casas en Cuenca fueron afectadas, tras el colapso de una alcantarilla. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

10 casas en Cuenca fueron afectadas, tras el colapso de una alcantarilla. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lineida Castillo

Más de 10 viviendas resultaron afectadas por el desbordamiento de una quebrada tras la intensa lluvia que cayó la noche de lunes 20 de abril del 2015, en la capital azuaya, en el sur del Ecuador. Con maquinaria pesada y la intervención de las entidades de socorro se evacuó el agua y lodo que ingresó a las viviendas.

La lluvia empezó a las 18:00 en casi toda la ciudad y dos horas después colapsó una alcantarilla que trae las aguas de la quebrada de Buenos Aires, ubicada en la parte alta. Esa zona está rodeada de casas y huertos, y en algunas propiedades el agua subió sobre los 30 centímetros.

La vivienda esquinera de José Cabrera, de 61 años, fue una de las más afectadas. La mañana de este martes 21 de abril seguía sacando agua y lodo que se acumuló por todos los pasillos. Él vive seis meses en esa vivienda.

Los moradores abrieron ductos para encausar el agua, lejos de sus viviendas. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Los moradores abrieron ductos para encausar el agua, lejos de sus viviendas. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

En cambio, su vecino Guido Palacios vive este problema en cada invierno. “Cuando resultamos afectados las autoridades del Municipio y de Etapa se comprometen a ayudarnos, pero cuando paso la inundación se olvidan de los habitantes de este barrio”.

Para los moradores la solución es direccionar en encausamiento de la quebrada por otra zona, que no sea poblada. Además, que los habitantes de la parte alta realicen de forma periódica la limpieza de las riberas de este cauce donde algunos

Los moradores abrieron ductos para encausar el agua, lejos de sus viviendas. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Los moradores abrieron ductos para encausar el agua, lejos de sus viviendas. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO


En la noche del lunes, en el barrio Santa María, con la maquinaria abrieron otra zanja para conseguir que el agua tenga dos cauces para desfogar y por eso la calle quedó destruida.

Por las lluvias de la noche del lunes 20 de abril, la Central de Emergencias ECU-911 reportó un deslizamiento de tierra en el sector vecino de La Dolorosa-Río Amarilla y otro en Los Olivos, perteneciente a la parroquia rural de Cumbe, con casas en riesgo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)