18 de febrero de 2018 11:30

El camarón rompió 40 años de liderazgo del banano

La empresa Cofimar realizó inversiones por USD 10 millones en los últimos dos años y creció 204% el 2017. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

La empresa Cofimar realizó inversiones por USD 10 millones en los últimos dos años y creció 204% el 2017. Fotos: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 5
Contento 11
Mónica Mendoza
Macroeditora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El camarón se convirtió en el principal producto de exportación no petrolero en el 2017 del Ecuador, desplazando al banano al segundo puesto.

Entre enero y diciembre del año pasado se exportaron USD 3 038 millones del crustáceo, una cifra superior a los USD 3 035 millones de la fruta, según el Banco Central del Ecuador (BCE).

Así se rompió una hegemonía de más de 40 años en el liderazgo del banano en el rubro de envíos no petroleros del país. Si bien ambos productos crecieron en el 2017, el camarón (17%) tuvo un mejor desempeño frente a la fruta (11%).

Durante gran parte del 2017 ambos productos habían estado pujando mes a mes por consolidarse en el primer lugar. Durante ocho meses consecutivos el camarón ya había superado en ventas. En el 2016 el crustáceo también había exportado más durante siete meses, aunque el banano se mantuvo en el primer lugar ese año.

José Antonio Camposano, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura, califica los resultados como “un empate técnico”, pues es una diferencia de USD 3,4 millones. Durante los últimos meses del 2017 el dirigente había sido cauto ante la remontada del camarón, incluso en diciembre señaló que el banano seguiría como el ‘rey’ de las ventas ecuatorianas.

Biogemar tiene maduradoras para mejoramiento genético y producción de algas para alimentar a las larvas. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Biogemar tiene maduradoras para mejoramiento genético y producción de algas para alimentar a las larvas. 


En tanto, Richard Salazar, administrador de la Asociación de Comercialización y Exportación de Banano (Acorbanec), lamenta la pérdida de la hegemonía del sector, pese al crecimiento del año pasado. “Bien por el camarón porque han hecho un buen trabajo, pero no tienen una ley como la del banano que en lugar de dinamizar e impulsar las exportaciones las obstruye”, añadió.

Para Salazar, la ley del banano debe derogarse, ya que el mercado ha cambiado en los últimos años. Cuando se la expidió los principales mercados eran EE.UU. y la Unión Europea, con el 70% de las ventas, pero hoy no llega al 43%; actualmente los mayores destinos son Rusia, Medio Oriente y los países de Asia, añade.

Biogemar tiene maduradoras para mejoramiento genético y producción de algas para alimentar a las larvas. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Biogemar


El crecimiento del sector camaronero se apuntala en el impulso a las inversiones privadas y la tecnificación en toda la cadena productiva, desde las maduradoras, laboratorios, piscinas y fábricas de alimentos hasta plantas procesadoras y exportadoras. También se ata a la creciente demanda del mercado asiático, al que se destinó el 58% de las ventas, frente al 50% que representó el 2016.

El desarrollo de la industria es proporcional al ‘boom’ de las exportaciones. Existen 280 laboratorios entre Esmeraldas y Mar Bravo (Santa Elena); el año pasado se abrieron unos 30. Además, 20 de ellos son salas de maduración donde se trabaja en el mejoramiento genético de las larvas y producción de algas para la alimentación, que dan como resultado un animal mucho más robusto y resistente.

Álex El Ghoul, gerente de Aquatropical y director de la Cámara en Santa Elena, dijo que ahora en 100 días se obtiene un camarón de 20 a 25 gramos, mientras que antes en el mismo tiempo se obtenía uno de hasta 12 gramos. Además, el promedio de sobrevivencia mejoró a niveles de 60% a 80%; hace 10 años era de 40% a 60%.

La industria camaronera ha tenido dos momentos en los últimos 10 años. El 2007 fue el primer año de recuperación de los niveles de producción que tenía antes de la crisis de la mancha blanca en 1999. En el 2013 la caída de las exportaciones de Tailandia provocó que los precios se disparen y el sector nacional siguió creciendo.

Pese a los buenos resultados logrados, Camposano dice que el sector terminó el 2017 perdiendo más cuota de mercado en EE.UU. por falta de competitividad. A ese país se vendió el 16% de la producción.

Explica que esta área económica aporta con más de
22 000 plazas de empleo, pero enfrentan el impacto de la delincuencia. Durante el 2017 destinó USD 60 millones para invertir en seguridad.

El sector calcula que el 2018 crecerá entre el 6 y 8%. “Cualquier crecimiento por encima del 10% de Ecuador (segundo productor mundial) no es saludable”, dice Camposano. Los competidores India o Vietnam crecen a tasas del 18 al 30%.

Además, el dinamismo debe ir de la mano de una agenda comercial agresiva para recuperar y abrir mercados como México, Corea del Sur, Australia y Brasil. El camarón ya se consume en más de 50 países.

Salazar cree que el escenario de este año para el banano será similar al del 2017. Las perspectivas se afectan por los límites de expansión de tierras productivas y los bajos niveles de productividad

(1 900 cajas por hectárea) frente a competidores como Guatemala (4 000 cajas por hectárea).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (30)
No (2)