25 de marzo de 2016 15:22

Bélgica admite que pasó por alto datos clave para la lucha antiterrorista

Trabajadores de los servicios de emergencia guardan un minuto de silencio en la Plaza de la Bolsa en Bruselas (Bélgica), el 25 de marzo de 2016. Foto: EFE

Trabajadores de los servicios de emergencia guardan un minuto de silencio en la Plaza de la Bolsa en Bruselas (Bélgica), el 25 de marzo de 2016. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Bélgica reconoció hoy 25 de marzo que cometió fallos en el marco de la lucha antiterrorista, al no tratar con suficiente diligencia la información sobre uno de los suicidas del aeropuerto, dentro de una investigación que cada vez deja más claros los vínculos entre los ataques de Bruselas y los atentados de París.

Los ministros belgas de Interior, Justicia y Exteriores tuvieron que comparecer hoy ante el Parlamento nacional para dar explicaciones después de que Turquía revelase que había avisado de la deportación a Holanda de Ibrahim El Bakraoui, uno de los suicidas, sin que el país tomase medidas para frenarle, pese a tener un perfil claro de potencial terrorista.

El titular belga de Interior, Jan Jambon, admitió que hubo negligencia en la gestión del caso de El Bakraoui, y consideró "inaceptable" que no se hiciese "nada esencial" entre su detención en Turquía y su deportación a Holanda.

"Tras una reunión con la Policía federal, solo he podido concluir que alguien ha sido negligente", dijo Jambon, quien aseguró que la trayectoria de El Bakraoui permitía sospechar que podía tratarse de un potencial terrorista.

Anunció la apertura de un expediente disciplinario al funcionario de enlace de la Policía belga en Turquía por este caso.

Ibrahim El Bakraoui figuraba junto a su hermano Khalid, que se suicidó en el atentado contra el metro en la estación de Maelbeek, en una lista de vigilancia antiterrorista de Estados Unidos.

Francia también tenía identificado a algunos de los terroristas que participaron en los ataques, mientras que España ha dicho que poseía "alguna información" al respecto.

Bélgica ha abierto otra investigación para determinar si es cierto que la policía de Malinas, en la provincia flamenca de Amberes, obtuvo en diciembre información que no compartió con la Policía federal sobre el escondite del presunto cerebro del aparato logístico de los atentados del 13-N en París, Salah Abdeslam, detenido hace una semana tras cuatro meses en paradero desconocido.

Más allá de las deficiencias en el intercambio de información y en el tratamiento de los datos disponibles, lo que cada vez queda más claro es que los atentados del martes y los de noviembre en París, que dejaron 31 y 130 muertos, respectivamente, fueron cometidos por miembros de una o varias redes conectadas entre sí.

La Fiscalía federal de Bélgica confirmó hoy que el segundo terrorista suicida del aeropuerto internacional de Zaventem era Najim Laachraoui, vinculado también a los atentados del 13-N.

La Fiscalía precisó que su identidad se ha podido establecer tras las pruebas de ADN y las tareas de investigación de las últimas horas.

Las trazas de ADN de Laachraoui también aparecieron en el chaleco explosivo y en un trozo de tejido utilizado en la sala de espectáculos parisina Bataclan y en una bomba en el estadio de Francia, señaló la Fiscalía.

Por otro lado, hoy se detuvo a tres personas en Bruselas que guardan conexión con el individuo arrestado el jueves a las afueras de París, Reda Kriket, de nacionalidad francesa y 34 años, en cuyo apartamento de Argenteuil (en la periferia de París) se encontraron armas pesadas y explosivos, lo que hace suponer que preparaba un atentado inminente.

Kriket estaba a su vez relacionado con el supuesto cerebro de los atentados del 13-N, Abdelhamid Abaaoud, abatido en Saint Denis por la policía francesa el 18 de noviembre, cinco días después de los ataques yihadistas en la capital, lo que establece un nuevo vínculo entre París y Bruselas.

Ambos fueron condenados en rebeldía en Bruselas en julio del año pasado a diez años de prisión por terrorismo, lo que dio lugar a una euroorden emitida el 17 de octubre.
De los tres detenidos hoy, dos fueron interceptados por la mañana y otro por la tarde local.

En la calle de Belgrade del distrito de Forest de Bruselas fue capturado Tawfik A., herido en la pierna por la Policía, y en la calle de Mérode del barrio de Saint Gilles fue detenido Salah A.
En el barrio de Schaerbeek también fue herido de bala en una pierna otro sospechoso en la avenida Rogier, junto a la parada del tranvía de la plaza Meiser, del que todavía se conoce la identidad.

Nada más ser capturado, algunas informaciones apuntaban a que podía ser el belga Mohamed Abrini, buscado como uno de los cómplices de Salah Abdeslam en los preparativos de los atentados de París.

Sin embargo, la Fiscalía federal salió al paso para desmentirlo, sin decir aún de quién se trata.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)